San Fernando

Repliegue de los infantes de marina en Mali por la pandemia del coronavirus

  • Las Fuerzas Armadas paralizan temporalmente las misiones de adiestramiento que se desarrollaban en tres países: Afganistán, Irak y Mali

Recibimiento a uno de los contingentes del TEAR al llegar de Mali. Recibimiento a uno de los contingentes del TEAR al llegar de Mali.

Recibimiento a uno de los contingentes del TEAR al llegar de Mali. / ORP San Fernando

Los infantes de Marina del TEAR desplegados en Mali regresarán a casa sin relevo de momento debido a la crisis del coronavirus. España ha decidido replegar de forma temporal a los militares españoles desplegados en las misiones de adiestramiento en Afganistán, Irak y Mali -donde se encuentran el contingente de unos sesenta efectivos del Tercio de Armada de San Fernando-,  tras la paralización de las actividades de adiestramiento por la pandemia por COVID-19.

En concreto, informan desde el Estado Mayor de la Defensa, se han replegado 30 militares de Afganistán (misión ‘Resolute Support’); entre 150 y 200 de Irak (‘Nato Mission Irak’ e ‘Inherent Resolve’) y está previsto el repliegue de más 100 efectivos de la Misión de Adiestramiento de la Unión Europea en Mali (EUTM Mali).  "Estas modificaciones se han realizado en coordinación con nuestros aliados y con las naciones anfitrionas, de modo que este repliegue temporal no afecta a los compromisos con las diferentes organizaciones internacionales de seguridad de las que España forma parte", explican.

El cometido de la EUTM es entrenar, asesorar y educar a las Fuerzas Armadas de Mali, para contribuir a la restauración de su capacidad militar, lo que les permitirá conducir las operaciones militares necesarias para recuperar la integridad del país y neutralizar la amenaza de los grupos terroristas. Los infantes de marina están integrados en la Compañía de Protección a los Instructores.

El 9 de enero de 2018, el Tercio de Armada despedía al primer contingente de infantes de Marina que partía hacia Mali y más de 300 infantes de cinco fuerzas expedicionarias han participado en esta misión en dos años. El último partió en noviembre y de momento, a su regreso, no tendrá relevo.

En el resto de operaciones, las Fuerzas Armadas mantienen los efectivos desplegados. También hay unidades gaditanas en la misión Atalanta, con la fragata Numancia en esta misión contra la piratería. Además, el Ejército del Aire desplegará su contingente en la misión de Policía Aérea del Báltico que comenzará el 1 de mayo en Lituania.

Medidas contra la propagación del COVID-19

El Estado Mayor de la Defensa ha apuntado que "la seguridad de nuestros soldados es una prioridad, por lo que se está adoptando un procedimiento para prevenir la transmisión de este coronavirus en los relevos de todas las misiones".

A los efectivos que repliegan a España y presenten síntomas compatibles con COVID-19, se les realizará una prueba de diagnóstico para el virus. A continuación, pasarán una cuarentena de 14 días tras su regreso a territorio nacional, de acuerdo con las directrices del Ministerio de Sanidad.  "Gracias a estas medidas para frenar la transmisión del COVID-19, las Fuerzas Armadas mantienen su total operatividad tanto en territorio nacional como en el exterior", señalan.

El mes pasado, un militar afectado por coronavirus del estado mayor de la operación Atalanta fue trasladado en avión medicalizado del ejército del Aire a la base de Rota, así como 22 compañeros que habían estado en contacto con él.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios