Balance de la misión de la Armada

Dos años de la Infantería de Marina en Mali

  • 300 militares del Tercio de Armada han estado desplegados desde enero de 2018 en la misión del país africano, proporcionando seguridad en un "área llena de riesgos"

Infantes de marina en Mali durante la misión. Infantes de marina en Mali durante la misión.

Infantes de marina en Mali durante la misión. / TEAR

El 9 de enero de 2018, el Tercio de Armada despedía al primer contingente de infantes de Marina que partía hacia Mali. Dos secciones del Segundo Batallón de Desembarco, unos 60 militares, eran los primeros infantes de una misión que ampliaba el número de efectivos españoles en la zona, tras la aprobación del Congreso de los Diputados.

En estos dos años, un total de 300 infantes de San Fernando, de cinco fuerzas expedicionarias, han estado desplegados en la llamada EUTM Mali. A grandes rasgos, es una operación de la Unión Europea, a petición del gobierno maliense, para proporcionar a su ejército entrenamiento militar y asesoramiento para contribuir recuperar la integridad del país y neutralizar la amenaza terrorista tras un crisis política, humanitaria y de seguridad arrastrada desde 2013. En enero de 2018 se incrementó el número de efectivos españoles, abriendo camino a la participación de los 'valientes por tierra y por mar', que además estará marcada por el fallecimiento del soldado Antonio Carrero.

Los militares gaditanos se han encargado desde entonces de dar seguridad tanto a los instructores de los militares malienses de la EUTM así como a las bases e instalaciones, bajo el mando de una unidad del Ejército de Tierra. El pasado mes de febrero la base de Koulikoro, donde se establece el contingente y es el principal centro de adiestramiento, sufrió dos ataques que no fueron a más gracias a la actuación de militares españoles, que son casi 300.

Infantes de marina en la base de Koulikoro. Infantes de marina en la base de Koulikoro.

Infantes de marina en la base de Koulikoro. / ORP San Fernando

Su trabajo en Mali ha demostrado “que todo el esfuerzo ha servido y que realmente estábamos preparados”, porque la Infantería de Marina “puede trabajar en cualquier escenario del mundo”, comentaba uno de los miembros del primer equipo al llegar a San Fernando.

Ahora dos años después, fuentes del TEAR señalan que ha sido “una gran satisfacción poder trabajar con el éxtio alcanzado en proporcionar estabilidad aun área tan sensible e influyente en la seguridad de los españoles”. “El mayor logro ha sido dar continuidad a una misión cuyos resultados serán la suma de la labor de múltiples contingentes y actores”.

Y es que, este tipo de misiones apuntan, “nunca tienen una resolución a corto plazo”. “El éxito será la consecuencia de la constancia y el buen hacer de muchos y de una forma continua y prolongada”, explican, aunque “los frutos se van apreciando día a día viendo cómo la población maliense poco a poco puede desarrollar su vida con mayor seguridad”.

Aún así, el principal desafío ha sido realizar una misión “tan compleja” y en un lugar “tan alejado del territorio nacional y durante tanto tiempo”. “Esto muestra el carácter expedicionario de la Infantería de Marina y su vocación de servir a sus ciudadanos allí donde se demande, y en este caso un área llena de riesgos y con un entorno lleno de dificultades”, señalan desde el TEAR.

En la seguridad de las instalaciones En la seguridad de las instalaciones

En la seguridad de las instalaciones / ORP San Fernando

Día a día, los infantes de San Fernando están “dando seguridad a los adiestradores europeos -que han podido desempeñar su labor con más tranquilidad- y a la vez a la propia base -el Koulikoro Training Camp (KTC)- donde están desplegados”, situada a 70 kilómetros al norte de Bamako, la capital del país y que es un centro de enseñanza militar.

Desde enero de 2018, han estado desplegadas dentro de la Compañía de Protección de los Instructores, secciones del Segundo Batallón de Desembarco del Tercio de Armada, del Primero, del Tercero y por último, de nuevo del Primer Batallón, que partieron en noviembre. En esta ocasión una de las secciones está integrada en la compañía del Ejército de Tierra y la otra en la compañía del Ejército de la República Checa.

“El enemigo (el Estado Islámico) está muy cerca y el sitio donde hay que frenarlos es allí, con lo que de manera indirecta estás garantizando la seguridad, la paz y la tranquilidad en tu país”, manifestaba uno de los infantes a su regreso.

Un infante de Marina con niños malienses. Un infante de Marina con niños malienses.

Un infante de Marina con niños malienses. / ORP San Fernando

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios