San Fernando | Aguilar de Vejer, responsable de la escuela de cante de la peña Chato de la Isla "A cantar no se puede enseñar, es un don"

  • El veterano cantaor se encarga de templar las nuevas voces que salen de esta particular escuela de cante y que mañana saltarán al escenario de La Isla Ciudad Flamenca 

El cantaor Aguilar de Vejer, responsable de la escuela de cante de la peña Chato de la Isla. El cantaor Aguilar de Vejer, responsable de la escuela de cante de la peña Chato de la Isla.

El cantaor Aguilar de Vejer, responsable de la escuela de cante de la peña Chato de la Isla. / Román Ríos (San Fernando)

Mañana, en el molino de mareas del Zaporito, actuarán a partir de las 22.00 horas los alumnos de la Escuela de Cante de la peña Chato de La Isla. Los pupilos que forman el elenco del programa son María Romero, Paqui de la Isla y Bella Torres, mientras que a la guitarra estará Carlos Rodríguez. La cita forma parte del festival La Isla Ciudad Flamenca

Son las voces que se moldean en esta peña flamenca bajo las directrices de todo un veterano: Francisco Aguilar, más conocido como Aguilar de Vejer, todo un apasionado del flamenco al que, además, le encanta enseñar el cante, que también tiene lo suyo.

Aunque el cante –asegura– no se puede enseñar: se tiene o no se tiene, "es un don". Paco Aguilar nace en Vejer de la Frontera y se afinca en San Fernando por motivos personales y laborales. El cantaor lleva 45 años viviendo en la ciudad y afirma que fue aquí, en La Isla, donde conoció realmente el flamenco. "Yo no sabía nada de flamenco, nací y crecí en los campos de Vejer. Cuando vine a vivir aquí conocí realmente el flamenco y sus palos y ahí fue cuando me enamoré de él", afirma Aguilar.

Paco ha cantado con muchos artistas flamencos reconocidos, aún recuerda con nostalgia como cantaba junto a Camarón de la Isla y sus anécdotas con el gigante del flamenco. "José y yo hemos cantado juntos en siete ocasiones, qué pena no haber tenido un móvil para inmortalizar el momento. He grabado cinco discos y podría haber hecho carrera fuera de San Fernando pero me tiraba mi familia y la ciudad", explica.

"Me enamoré del flamenco cuando llegué a la Isla hace 45 años"

Actualmente, es el responsable de la Escuela de Cante de la Peña Chato de la Isla y se siente muy orgullos de su labor, ya que está ejerciendo su pasión. "Me encanta poder corregir y mejorar a mis alumnos, quiero recalcar que estoy haciendo lo que más me gusta, que es cantar flamenco y enseñar. Para mí es un placer poder ver como los chavales van mejorando poco a poco", señala.

En referencia a la Escuela, Paco relata que se formó para poder dar cabida a aquellos amantes del flamenco con un don para poder desarrollar su carrera de forma libre. "Lo que hacemos nosotros es corregir a los alumnos, no enseñamos a cantar a nadie, eso es un don. Queremos que los chicos corrijan la respiración, sepan cantar distintos palos del flamenco y puedan mejorar en diversos aspectos", añade Paco.

Esta noche los alumnos de la Escuela debutarán en el molino de mareas, junto al restaurante La Ceterilla. Paco está nervioso e ilusionado a la vez al ver como sus pupilos y aprendices pueden formar parte de un programa tan esperado como es La Isla Ciudad Flamenca. "Tener la oportunidad de ver a mis alumnos actuar en San Fernando y en aquel sitio tan emblemático es un orgullo y una satisfacción. Estoy nervioso pero a la vez seguro de que van a cantar estupendamente", indica Aguilar emocionado.

Cabe recordar que Paco no es el único miembro de su familia con un don para el flamenco. Su hijo, Juani de La Isla, fue guitarrista del famoso grupo El barrio durante 17 años. Actualmente se encuentra en América desarrollando su carrera, su padre afirma sentirse orgulloso de la labor de su hijo y su aportación al flamenco.

Durante la actuación en el Molino de Mareas, los alumnos tendrán la oportunidad de grabar un disco en directo. La entrada al lugar cuesta cinco euros y la finalidad es que los artistas puedan hacer uso de ese disco y de este evento como una lanzadera para entrar en el mundo del flamenco.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios