San Fernando

Cultura autoriza la utilización del colegio Padre Franco como depósito del Museo

  • Técnicos de la Delegación Territorial inspeccionaron ayer las instalaciones tras las obras de adaptación llevadas a cabo por el Ayuntamiento Se espera el comienzo inminente del traslado

Cultura ha dado su visto bueno a la adecuación que se ha llevado a cabo en las instalaciones del antiguo colegio Padre Franco para dar cabida a los fondos del Museo Histórico Municipal y resolver sus carencias a la par que se consuma el traslado de este equipamiento a su nueva ubicación: el Castillo de San Romualdo, cuya rehabilitación acaba de concluir tras diez años de obra.

Técnicos de la Delegación Territorial inspeccionaron ayer mismo las dependencias que a partir de ahora albergarán el ingente material que no forma parte del contenido expositivo del Museo para valorar la terminación de los trabajos de adaptación de las instalaciones que ha desarrollado el Ayuntamiento y dar la correspondiente autorización para su uso como depósito.

Para ello, en las últimas semanas se ha tenido que terminar de habilitar la parte del inmueble que servirá para dar cabida a todo este material con la instalación de medidas contraincendios, deshumidificadores y controladores de temperatura, además de persianas para regular la incidencia de la luz. Se trata, en definitiva, de las medidas exigidas para garantizar en todo momento la existencia de unas condiciones ambientales óptimas para la correcta conservación de los fondos. Anteriormente, además, se han llevado a cabo trabajos para la impermeabilización de las cubiertas y ciertas demoliciones interiores para redistribuir el espacio disponible, además del repintado interior y exterior de las dependencias.

Este conjunto de actuaciones responde a los requisitos que se exigían desde el servicio de Instituciones y Programas Culturales de la Consejería de Cultura para que el inmueble -cerrado desde hace ya más de una década y utilizado como depósito de material de Vías y Obras- pudiera empezar a ser utilizado como depósito del Museo. Concretamente, en este inmueble se han habilitado tres salas diferentes para almacenar el material procedente del Museo que no se mostrará tampoco en el Castillo: una de 59 metros cuadrados, otra de 44 y otra de 100. En total, la superficie abarcará 203,51 metros cuadrados.

Según los datos facilitados por el Ayuntamiento, se han invertido por un lado 15.818 euros para los trabajos de adaptación y, por otro, otros 10.818 en el proyecto de instalaciones contraincendios y de los deshumidificadores y reguladores de temperatura.

Es el traslado del Museo al Castillo de San Romualdo -y de Alcaldía, grupos municipales y la oficina de atención al ciudadano al edificio de la calle Real- el que plantea la necesidad de buscar un lugar adecuado para los fondos a finales del año pasado. La reubicación, no obstante, supone un salto cualitativo considerable habida cuenta de las condiciones a menudo penosas en las que actualmente se encuentra almacenado todo este material, bien por la falta de espacio o bien por carecer también de salas verdaderamente acondicionadas para esta finalidad en la finca de la calle Real. De ahí también que el equipo de gobierno, al hilo de toda la polémica que ha suscitado el traslado del Museo y de la Alcaldía, se haya esforzado en hacer visible esta evidente mejora que se conseguirá en la custodia de los fondos museísticos en las dependencias del antiguo colegio Padre Franco, un espacio además relativamente próximo al Castillo.

El traslado de todo este material, además, ha sido ya adjudicado a una empresa especializada, por lo que -una vez conseguida la autorización de Cultura- se presume que comenzará de manera inminente. Según advirtió ayer la propia alcaldesa, Patricia Cavada, en declaraciones realizadas a este periódico, serán los técnicos municipales responsables del Museo los que marquen la pauta en el realojo de los fondos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios