¿Un verano sin chiringuitos?

La playa es el escaparate de Cádiz y en estos días es un lugar sin vida. El salvaje golpe que está recibiendo por la pandemia del coronavirus amenaza con dejar muy herida a la economía y a los empleos que genera, que son, entre restaurantes y chiringuitos, cerca de dos mil. De los siete chiringuitos que hay en Cádiz, cuatro ya tienen claro que, a no ser que las circunstancias cambien mucho y se le reduzca la presión fiscal por el Ayuntamiento, no podrán abrir. Cuentan con que julio está prácticamente perdido y no pueden sostener los gastos con las ganancias, si es que existen y de qué modo, de agosto. Pero lo peor es que no creen que se puedan recuperar para próximas temporadas.