Educación Un gaditano consigue la devolución del dinero de un máster contratado que no cumplía las expectativas

La pandemia es una carrera de fondo

Aunque se aprecie una leve mejoríade los contagios en Andalucía, hay que mantener las restricciones. Las Navidades no pueden ser el verano de 2020

Los datos de la pandemia del Covid-19 comienzan a indicar una leve mejoría en Andalucía que es un poco mayor en el resto de España. Parece que las medidas que el Gobierno andaluz ha ido tomando este mes de noviembre están surtiendo efecto, aunque es necesario subrayar que la comunidad venía de una inclinación de las tres curvas muy alta: las de nuevos positivos, ingresos y muertes. Los casos diarios se sitúan en torno a los 2.000 cuando veníamos de 5.000, y las muertes bajan a los días anteriores al 9 de noviembre. El mejor dato es el de la contagiosidad del Covid, que ha bajado del uno; esto es lo que hace pensar en que la mejoría será duradera. Aún no se ha comenzado a notar de modo estadístico el último paquete de medidas, el del cierre de las tardes y el adelanto del toque de queda a las 22:00. Aun así, hay que subrayar que la tasa andaluza es muy alta y que la provincia de Granada es la que se encuentra en peor situación de toda España. Entendemos que el Gobierno andaluz no debe aliviar las medidas, sino prolongarlas en el tiempo, aunque tiene que adoptar ayudas más eficientes para los sectores económicos afectados. No se deben levantar las restricciones para el puente de diciembre, porque ha quedado demostrado que las festivos con motivo del Pilar originaron un repunte mortal en la comunidad. La lucha contra esta pandemia es una carrera de fondo, de nada valdría volver a unas fiestas navideñas como las de antes; hay que ser muy precavidos durante esas semanas que, habitualmente, son de celebración familiar y muy social. En todo caso, el comercio y la restauración necesitarán unos días de más alivio, pero sólo si los datos lo permitiesen y por un tiempo acotado. Las Navidades no pueden ser el verano, cuando se levantó la veda de modo alegre para llegar a cifras diarias de muertos que no se padecieron ni en primavera. Los laboratorios que fabrican la vacuna han comenzado a dar datos muy concluyentes (Moderna lo hizo ayer, al avanzar una eficiencia del 95%), pero no será hasta la primavera cuando se aprecie el efecto de las vacunaciones masivas. Hay que aguantar y, sobre todo, evitar una tercera ola. O que sea mucho menor.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios