Provincia Vox ya ha perdido la mitad de los ediles que logró en Cádiz en las municipales de 2019

Cuarta ola: más que una posibilidad

La irrupción de las nuevas cepas y la lentitud en la vacunación encienden de nuevo la luz roja en toda Europa

Aestas alturas, casi ningún experto pone en duda que España corre el serio peligro de sufrir una cuarta de ola de la pandemia del coronavirus. Principalmente, tres son los motivos que alimentan este recrudecimiento: la irrupción de nuevas cepas del virus, la lentitud en las campañas de vacunación y la relajación de las medidas en la lucha contra el virus. Las cifras en Europa han empezado a dispararse. En las últimas tres semanas, las incidencias de casos en el Viejo Continente han subido en un 34% y ya son muchos los países (Alemania, Italia, Francia...) que han empezado a endurecer de nuevo las limitaciones de movilidad y reunión. En Andalucía, ayer tuvimos malos datos. En total, se registraron 1.179 casos de coronavirus, la mayor cifra desde hace dos semanas. También se contabilizaron 34 muertes, número superior a los 31 fallecidos del viernes y a los 22 del sábado pasado. En total, la tasa de incidencia acumulada sube hasta 119,7. Como dato especialmente preocupante (aunque por ahora muy limitado), ha trascendido que en Sevilla ya se han detectado tres casos causados por la variante de Uganda, que, aunque no es más mortífera que las anteriores, sí parece ser mucho más contagiosa. Respecto a España, los casos han subido en la última semana en un total de 17 provincias. Así las cosas, no parece que el debate más acertado ahora sea si se deben relajar o no las medidas contra el virus, como a veces se pide con evidente irresponsabilidad. Con la campaña de vacunación tan atrasada (en muchas provincias todavía están administrando dosis a la franja de población de los 83 años), sería suicida dar pasos en falso. Todos debemos ser conscientes de lo mucho que nos jugamos en estos meses. Hasta que al menos el 70% de la población no esté inmunizada será muy difícil que se puede retomar la normalidad social. Pensar lo contrario es engañarse, y las administraciones deben dejarlo muy claro.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios