Los sinsabores de Paterna

Lo ocurrido deja tocada y hundida la reputación de una firma, que se movía en una línea bastante gurmé

La Junta de Andalucía ha concedido permiso a la empresa Sabores de Paterna para que vuelva a comercializar sus productos. Desde el minuto 1 de dar positivo en el control de la listeria se notó que este caso no era como el de Magrudis, que ha ocasionado casi todos los enfermos. Por el contrario, no se ha podido acreditar, que se sepa, ningún ingreso originado por comer los productos de la firma de Paterna. El caso del joven madrileño de Móstoles que se analizó (fue asistido en el hospital Puerta del Mar, tras comer un bocata de carne mechada en Conil) salió negativo. A raíz de aquello se publicó que un lote de carne mechada había dado positivo en listeria, pero nadie se intoxicó. Y tampoco afectaba a los demás productos, aunque quedaron inmovilizados por prevención. Entre ellos los chicharrones y el lomo en manteca, que eran inocentes.

Comprendemos que deben cumplir los protocolos sanitarios, y que si da positivo un análisis, han de proceder así, aunque no haya víctimas. Sin embargo, es obvio que en otras circunstancias, lo ocurrido no hubiera tenido repercusión pública. Como es obvio que esta empresa tardará tiempo en recuperar el prestigio de antes. Su propietario, Bartolo Rodríguez, desde el principio mostró extrañeza por lo ocurrido. La Junta le ha vuelto a conceder el permiso, tras haber pasado los nuevos controles, si bien con la condición de hacer obras que aporten más seguridad en la fabricación.

En teoría, la historia tiene un final feliz, pero no es así. La empresa, en estos momentos, es Sinsabores de Paterna. Porque lo ocurrido deja tocada y hundida la reputación de una firma. Precisamente de una que se movía en una línea bastante gurmé, y que suministraba productos a restaurantes y bares afamados, entre los que fueron citados Casa Manteca, cuyo establecimiento viñero es de proverbial fama.

Y, por si fuera poco, en Vejer suspendieron los festejos del Lomo en Manteca. Por no echar más leña al fuego, cometieron un error grave, ya que sembraron las dudas sobre toda la fabricación de las carnes de ibérico y sus productos derivados. Como si no hubiera fiabilidad para un evento popular de esas características.

En la Junta también deberían reflexionar sobre el alcance que tendrá lo ocurrido. La Consejería de Salud ha rectificado tras el despiste inicial y ha cumplido con su deber; pero la de Agricultura, Ganadería y Pesca debe atender sus obligaciones, para defender la honorabilidad y el buen nombre de los productos de Andalucía.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios