Nunca sale bien

Su yo pacto con el PP, no con VOX, es el sí pero no, o el no pero espera un poco, hombre, disimula, sonríe

Ir de listo no siempre sale bien, es más, casi nunca sale bien. Y va de listo Albert Rivera, va de muy listo. Cien ojos (objetivos más bien, ojos son muchos millones) lo vigilan como si se tratara de un Gran Hermano total pero ocurre lo que a otros en otros días, está en la burbuja del mundo tal como yo lo veo, los demás están equivocados, llevan el paso cambiado. De ahí la sentencia popular de más grande -o más gorda- será la caída. Ya, un día después, lo estamos viendo en Madrid. Su yo pacto con el PP, no con VOX, es el sí pero no, o el no pero espera un poco, hombre, disimula, sonríe. Porque si el PP no pacta con VOX nada se consigue y el pacto tiene su lado importantísimo de reparto.

Y surge el quilombo cuando los de VOX, que han pactado con el PP, como ha quedado dicho, piden su parte de lo pactado, lo acordado en el reparto. ¿Entonces? Pues viene lo que está viniendo, se para todo y se cierne la amenaza del ridículo más espantoso. A cara de perro de los españoles.

En Barcelona se rompe con el Mirlo Blanco, un día después, o sea, el primer día, y en algunos sitios pasa lo que pasa y va a pasar lo que va a pasar si no hablan claro y actúan en consecuencia. Se trata, en definitiva, de faltarnos el respeto a la Nación. Aquí y allí. Pero te digo una cosa, esto aguanta todavía más, apenas va por la mitad del desastre que puede llegar si no se remedia. Porque la respuesta no está en el viento sino en una segunda vuelta, que clarifica de una vez la primera tirada de dados sobre el tablero de nuestra democracia. Si quedan dos se elige a uno en otra elección, "como en Francia".

Mientras tanto, qué papelón Villacís y todos los interpuestos por Albert, y la cara que se les ha puesto a los del PP, que no tienen inconveniente en cumplir lo pactado con VOX y Cs., son los de Arrimadas los que se ven obligados a salir con el prontuario para estos casos, esas cara inexpresivas, esas miradas lejanas y el utilizar el método de no contestar la pregunta, dar vueltas y vueltas para que se acabe el telediario y no decir ni pío.

Dicen que los chinos son los mejores en esto, te acuestas convencido de que hay un acuerdo pero a la mañana siguiente te dicen que no, que no era. El problema sigue siendo VOX, que es la piedra en el zapato.

Y aquí mirando los españoles, o sea.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios