La Azotea

Melchor Mateo

mmateo@diariodecadiz.com

El regalo de la vida

Ningún regalo puede ser tan preciado como el que te da vida. Como decía aquel anuncio, eso no tiene precio. Cada persona que lleve un trocito de un ser querido en su interior tiene que sentirse afortunado por esa muestra de amor que seguro que en el sentido contrario también se produciría. Se tiene que sentir también responsabilizado porque no puede permitir que un regalo como ese se eche a perder por una vida insana. Dicen que las experiencias duras son las que más unen a las familias. En estos casos de donaciones de órganos o de médulas entre hermanos a la vez se da la dureza de la enfermedad que hay por medio pero también la satisfacción de una unión que se sella para toda la vida. Desde hace unos días Cádiz tiene un árbol en el recinto del Puerta del Mar que es el símbolo de la solidaridad a todos esos donantes y a las familias que un día regalaron vida.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios