Digo yo: ¿lo de Arrimadas es de ella misma o se lo han dado escrito los asesores, los ivánrredondo de Ciudadanos? Tiene el signo de la ruleta: rojo, impar y falta. Y lo de la ruleta rusa, también. Lo malo es que suena a dejà vu, una vez más. Cuando pudieron -y con seguridad debieron- hacerlo, no lo hicieron. Con el resultado que conocemos, que a algunos gustará, pero, desde luego, a muchísimos no les gustó nada. Porque trajo lo que hay, este cóctel de indepes, anticapis, nacionalistas y bildutarras. Más Teruel insiste y Canarias está muy lejos. El capital catalán de partido más votado se fue por el sumidero, todo por venirse a Madrid. Y el líder fuese y no hubo nada, a un Bufete de Abogados. La estrella ascendente entregó los mandos del autobús semi vacío a Arrimadas y ahí anda, con las encuestas cuesta arriba y diciendo esto de Illa, mi reino por un caballo, cerrojo y cuatro llaves al sepulcro del Cid.

Viene de mujeres, de cualquier modo. Porque Teresa Rodríguez está metida en otro invento, que a saber. Se trata del nacionalismo de izquierdas blanco y verde. Con la estrella roja en el centro, por supuesto. La tentación que no arraigó, como las pesadillas, vuelve. Por eso, quizás, Pachecho ve bien a Podemos, aunque Podemos no vea bien a Teresa Rodríguez, a la que ha quitado la dote del Parlamento andaluz y casi la ha convertido en tránsfuga, nada menos. Aquí se hace con más tiempo el guiso, Inés Arrimadas sólo puede preparar una hamburguesa. Una pena porque prometía y mucha gente creyó en ella, la quiso defendiendo el pabellón en el Parlament, pero no pudo resistirse a la llamad de la selva de Madrid, Vente a Madrid, como ha escrito el poeta Juan Mena que le dijeron para poder triunfar en la Literatura.

La tercera mujer viene con una reseña más cercana a la épica que a cosa alguna. Sí, me refiero a Susana Díaz, a la que ya le salen las voces que quieren situarse en el nuevo escenario prometido; era hasta que la muerte nos separe, pero, ni un solo día más. ¿Acabará luchando o entregará las llaves de San Vicente a la gente de Sánchez? Es lo que viene por este lado del río Guadalquivir. Teresa Rodríguez, Susana Díaz y una candidata de Podemos, si así lo deciden, será el frente opositor a Juanma Moreno, que a saber si integra a los Ciudadanos de Marín en las listas del PP andaluz. No me digas que no es un escenario divertido.

Cuentan los hechos y llega el tiempo de las mujeres. Los hombres llevan demasiado tiempo… haciéndolo mal.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios