Con la venia

Fernando Santiago

fdosantiago@prensacadiz.org

El fin del mundo está cerca

Según dicen, al atrasar el Carnaval lo que busca Kichi es cargarse el Corpus, con lo que fue esta fiesta para la ciudad

Entre quitar el nombre de Carranza al estadio, quitar la placa de Pemán y cambiar de fecha al Carnaval, los tradicionalistas gaditanos están que escupen las muelas, como si un volcán hubiera entrado en erupción en La Caleta. La indignación a la postre es el estado natural de los españoles en las barras de los bares y en las intervenciones públicas, sean redes sociales o declaraciones a la prensa, tipo Martínez Ares. Los gaditanos somos muy de dar dos voces junto a la Cruzcampo o el tinto de verano, ahora que se puede, entre vaso y vaso, entre café y café, para que toda la parroquia oiga lo mosqueado que estás sea con Pedro Sánchez, con Juanma Moreno o con el Kichi. Menudos somos, agárrame el cubata. Eso sí, si te convocan a una manifestación: no me viene bien, no tengo tiempo, para la próxima. Si es una huelga general: eso no sirve para nada, al final mandan los mismos. Las autodenominadas agrupaciones callejeras o ilegales no van cuando se las convoca pero luego montan la tremolina, signifique eso lo que signifique. Otra de las esencias del tradicionalismo gaditano: cuando se da audiencia no se acude pero montamos la bronca a toro pasao si no nos cuesta dinero ni esfuerzo, en eso la barra fija es imbatible. Por no hablar de Facebook: todo pureta gaditano que se precie tiene un muro de Facebook donde pone la comunión del niño, el aniversario de boda, el viaje a Eurodisney, el día que fue con los niños al chalet del suegro y el crucero que hizo con el cuñado. Ese mismo sitio es el lugar natural para mostrar la indignación: qué se habrá creído este Kichi, estos tíos son todos unos flojos, van a arruinar la ciudad, se cargan el Estadio, el Teatro de Verano y el Carnaval. Como no hagamos algo, se cargan la ciudad. Facebook para eso es fundamental: ya lo he largao, ahí queda eso, los que han apoyado el cambio de fecha son todos unos apesebrados del poder o unos colegas de estos bolivarianos kichiflojos. Otra cosa es que Ramón Velázquez quiera hacer un trono como en Málaga para que los cargadores vayan por fuera, eso es un gesto de audacia propio de gaditanos que quieren la mejora para su ciudad. Según dicen Kichi se quiere cargar el Corpus, con lo que fue esta fiesta para la ciudad, cuando se estrenaba ropa, salía la Patrona, había corridas de toros y la Custodia(¡la quiso vender Salvochea para comprar rifles!), los niños de primera comunión, el Cabildo Catedral, los concejales de chaqué con fajín, medalla corporativa y el pendón de la ciudad, toldos, alfombras y toda la parafernalia. Ahora quieren hacer el Corpus Kichi, como dice José Mari Jurado. Ni cuando se quemaron los conventos. Hay que acabar con esta gente lo antes posible. Teófila, vuelve.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios