Con la venia

Fernando Santiago

fdosantiago@prensacadiz.org

La campaña de las municipales

Tan entretenidos que no hemos percibido el debate sobre los nombres de los candidatos en las papeletas

La campaña de las elecciones municipales en Cádiz está lanzada a velocidad de vértigo: las relaciones puerto-ciudad, los usos futuros del Reina Sofía, la verja del muelle, la reforma del Polígono Exterior de la Zona Franca, la conservación del patrimonio, la reparación de las murallas, la Ciudad de la Justicia, el nuevo hospital, el desarrollo del turismo, Valcárcel. Estamos abrumados con tantas propuestas que ya hemos pasado por alto que el candidato de Ciudadanos propone que de ahora en adelante el sol salga por La Caleta como forma revolucionaria de resolver los problemas de la Trimilenaria. Tan entretenidos que no nos hemos percibido el debate sobre los nombres de los candidatos en las papeletas por un quítame allá un mote o ponme un diminutivo. Un asunto de vital trascendencia para el futuro de la ciudad, Kichi, Fran, Juancho y Domi nos tienen entretenidos con asuntos vitales para el futuro de Cádiz. Mara, el hijo de Manolo Lapi, Er Cossi, Ramoní, El Chato, Nati, El Cherra, Deme, el Ecoelectricista no han abierto el pico aunque podrían sentirse ofendidos por haber sido olvidados en cuestión medular, mientras el Ciudadano Lorenzo demuestra ser más ducho en montar el pollo que en recoger firmas. A la espera de lo que pueda decir el abogado que disparaba a un gato y otros candidatos de primer nivel amigos de lo ajeno en El Corte Inglés. En esas estamos, a ver si los que iban a Reconquistar España logran algunos votos más , que los pobres solo han llegado a seis mil en la ciudad, mientras tanto han puesto el campamento base en el Río Arillo para que un sherpa les lleve a la cima, supongo que situada en la Torre Tavira, con permiso de Jackie Kennedy, según indicaciones de Ortega Smith con su brindis de los Tercios de Flandes en el Royalty. No se sabe si todos los candidatos de Vox van a mandar a sus hijos para que debatan en lugar de hacerlo ellos mismos, como hace el diputado electo desde su retiro espiritual en el Pazo de Meirás de Roche, tras rezarle al brazo incorrupto de Santa Teresa para que su niño aprenda a escribir, que en este país lleno de comunistas, bolivarianos, separatistas y batasunos, no basta con mandar a la gente con los monos de Gibraltar o encasquetarse el uniforme de gala para cualquier mamarrachada, no se sacan votos suficientes: lo malo que tiene la democracia es que los pobres ignorantes votan sin tener en consideración el grado militar que se tuvo en épocas pasadas ni los gloriosos servicios prestados a España, Tatín.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios