El alcalde Kichi

Más que gordinflón, a Kichi le va más bien, con todos los respetos, lo de "flojo de Cádiz", que cantaban en Carnaval

Parece que a nuestro alcalde se le han pasado los días de vinos y rosas. Al menos en sus relaciones con la prensa local. Dicen que una de las características más acusadas del gaditano es la novelería, es decir su afición a lo nuevo. Está cumpliendo un segundo mandato como alcalde y ese personaje, tan poco formal en su vestimenta, (Solo lo trajeó su compañera sentimental, para visitar al Nazareno de Santa María, quizás por ser "colega" ya que Aquel ostenta la condición de Regidor Perpetuo de la Ciudad) y con escasa dedicación a sus tareas de enseñante, cambiadas por labores sindicales, que se suponen más livianas porque que se trata de recoger las quejas y trasladarlas. Ya he escrito alguna vez que lo he visto en el Barrio de la Viña, los lunes santos en que sale la cofradía de la Misericordia y en alguna ocasión en la calle. Como de esto hace tiempo, y la cofradía no ha salido este año, no puedo juzgar si ha engordado o no. A cierta edad, a la que él está llegando, no se suele engordar, si acaso enflaquecer. Como alcalde no se le ve en ningún restaurante, como se vieron a otros hace muchos años. Tampoco nos han contado sus asesores de imagen que, como Teófila, almuerza solitario en su despacho, haciéndose servir de un restaurante vecino del Ayuntamiento, un menú frugal. Kichi se supone que almuerza en su casa y su compañera Teresa cuidará de la dieta de ambos, prescindiendo de alimentos calóricos

Su propuesta de suprimir la dedicatoria de una avenida al Rey emérito, debe formar parte de la campaña de Unidas Podemos de no dejar títere con cabeza, en espera de poder mostrarnos cuáles deben ser los referentes personales que deben admirar los españoles. Como él creo que no está sometido a la disciplina de esa formación política, el cambio de nombre de la avenida puede ser una iniciativa personal que viene muy poco a cuento, porque los cambios, en el callejero, no deben ser nunca una prioridad para un gobernante. Con la crisis que nos espera habría que pensar en otra cosa. Y la lista de asuntos pendientes, es interminable.

Más que gordinflón, a Kichi le va más bien, con todos los respetos, lo de "flojo de Cádiz", que cantaban en Carnaval, siempre pendiente y usuario, con exageración, de las redes sociales (según dicen, porque yo no las frecuento,) porque aquí, por el clima, en lugar de convocar los plenos municipales, según se queja la oposición, apetece más irse a pescar en una embarcación y si te mareas, ir a tomar el sol a Puerto Real.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios