Los políticos parecen haberse dado cuenta del tirón que tiene últimamente lo de la cocina y la gastronomía y se acercan a este mundo para intentar ganar votos, votos con arró en amarillo. No te extrañe que para las próximas elecciones en vez de programa electoral presenten un recetario de cocina y algún candidato en vez de explicar como se acaba con el paro, explique cuál es el método para conseguir que queden perfectos los huevos pasaos por agua.

Confieso que sería mucho más divertido que un debate de esos que montan en las televisiones convocar a los candidatos e invitarlos a que hagan cada uno su versión de una berza de habichuelas verdes y calabazas. No cabe duda de que la persona que hace bien este guiso está capacitada para cualquier cosa… incluso para ser parlamentario europeo, un puesto en el que yo creo que nadie se ha ganado… la medalla al trabajo.

El presentador podría preguntar a los aspirantes a convertirse en sus señorías si son partidarios de ponerle morcilla a la pringá de la berza. Si estiman que su presencia vuelve excesivamente oscuro el caldo o si por el contrario consideran que la presencia del embutido da más sustancia a la mezcla. ¿Es progresista ponerle morcilla a la berza? se pueden preguntar los analistas de estos debates que hacen siempre unas reflexiones más profundas que un bache en una carretera comarcal.

Qué bonito sería que el candidato de Vox le dijera a su oponente "A usted no se le cuaja el tocino de cielo porque no le echa suficientes huevos" y oír a los de la extrema izquierda plantear una "matanza vegana" en la que en vez de trocear un cochino se trocearía una mata de alcauciles… que no vea como tienen que estar los chicharrones de cardillos y la butifarra de quinoa.

Se podrían hacer debates de esos que llaman "sectoriales". Así se podría convocar a los especialistas en croquetas de cada partido para que digan qué llevan en sus recetarios en cuestión de rellenos o si creen que debe solicitarse para Cádiz la Denominación de Origen Croqueta del Puchero. Cuidado con este tema porque se nos puede adelantar Masachusets, que por lo visto allí también las hacen mucho.

Me ofrezco a moderar un debate a cuatro (chocos, pescadilla, adobo y croquetas) en el interior del escaparate de Las Flores II, y allí hablar de un tema capital en el futuro de Cádiz. ¿Deben mantenerse las empanadillas de atún entre las especialidades del freidor gaditano? … Responde Fran González.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios