Yolanda Díaz se ha decidido por la antigua apuesta del Partido Comunista/Izquierda Unida ante la alerta roja que significaba Podemos. La aventura política del 15-M casi convierte en insignificante a IU/PCE. Ahora retoma la vieja apuesta perdida ante el descenso de la formación creada por Pablo Iglesias, el descenso y la división. Porque parece evidente, aunque ahora esté en el Gobierno de Pedro Sánchez, que Podemos ya no es lo mismo ni cuenta con los mismos apoyos. Pablo Iglesias salió eyectado del Gobierno por razones que, en verdad, desconocemos. Y fracasó en su intento de evitar el triunfo de Isabel Ayuso en Madrid. La consecuencia inmediata fue abandonar el acta de diputado y vicepresidente por el sillón de tertuliano de la Ser, y así.

Parece hoy un pasado muy lejano por esta velocidad que tiene la historia en nuestros días. Es por eso por lo que, con probabilidad, muchos ni recordaban el primer Sumar/Suma de los ideólogos comunistas para tener una importante presencia en la representación de la izquierda del PSOE. Ha vuelto la idea, que es probable que nunca se fuera del todo, y la vicepresidenta del Gobierno español y ministra de Trabajo ha recibido la encomienda de la formación a la que viene perteneciendo (empleemos la fórmula ferrolana, de donde no se es, se viene siendo) de hacerla resucitar, ensayarla de nuevo, construir en torno a una palabra que resume en verdad la democracia: sumar.

Curioso el verbo 'sumar', el sustantivo 'suma', es el anillo perfecto que encaja en el dedo anular de todos los partidos políticos. Arrimadas quiere sumar todo lo que haya entre las murallas del PSOE y las del PP, éste quiere ser la frontera con el territorio electoral de los socialistas a base de sumar el suelo de Arrimadas, Abascal hace lo suyo con el difuso suelo de la derecha del PP y Yolanda Díaz pretende, expresamente, que la gente sume en su Sumar, que tan sólo significa eso, no el programa comunista máximo, o mínimo. Los nacionalismos vascos y catalán están también en el mismo verbo: El PNV es el verdadero nacionalismo y, por lo tanto, pide sumar los votos; Junts (que es como sumar) viene a por lo mismo. Digo que el invento puesto a trabajar por segunda vez por los estrategas del PCE es el factor común de las fuerzas políticas españolas, una segunda vuelta adelantada de lo que es la elección presidencial francesa. ¿Triunfará esta vez el invento con sonrisa de Yolanda Díaz? Vueltas le han dado a lo que leche sea, que dijo Iglesias. Ahora va a escuchar a España. Ponga mucho oído.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios