Con la venia

Fernando Santiago

fdosantiago@prensacadiz.org

Qué fue de Pakito

No sabemos si Pakito y Dani Obregón han vuelto, pero año a año Cádiz pierde habitantes de manera preocupante

No sé si recuerdan la escena: en plena campaña electoral de las municipales compareció el candidato de Por Cádiz Sí Se Puede, José María González, para explicar que un integrante de su candidatura, Pakito, tenía que irse de Cádiz por motivos laborales. Le sirvió al que hoy es alcalde de Cádiz para denunciar las malas políticas del PP que habían conducido a la diáspora a miles de gaditanos. Por si no fuera bastante al poco de tomar posesión ofició la ceremonia de boda de Dani Obregón, un integrante de su agrupación que había tenido que irse a vivir a Australia. De colofón el ya famoso pasodoble de su comparsa Los mendas lerendas "Si yo fuera el alcalde de Cádiz" , que le cantaron al hoy alcalde algunos de sus compañeros la noche electoral, donde dice "que vuelvan por el puente los que se marcharon". Pues bien, la ciudad se sigue desangrando. No sabemos si Pakito y Dani Obregón han vuelto, pero año a año Cádiz pierde habitantes de manera preocupante. No ya solo es que se vaya la gente a vivir a otras poblaciones de la Bahía, es que se van a Madrid o al extranjero aunque ya no salgan camino de Castellón de las Penas, como la llamó el recordado Emilio López. Se van los más jóvenes, los mejor formados, los que no encuentran en Cádiz futuro para sus expectativas de vida y no lo hacen por inquietud sino porque no les queda otro remedio. Ni siquiera es cuestión de que no haya suelo para nuevas viviendas, lo que no hay es expectativas ni para Pakito, ni para Dani ni para el que no sea unos pelotas de los partidos que tengan poder para colocar a los amigos. El resto solo pueden colocarse de camareros, dependientes de comercio o tomar el puente en sentido inverso al señalado por la comparsa del alcalde. Pero no hay que preocuparse, tenemos al frente de la ciudad a un comparsista y al frente de la Zona Franca a un peñista. El futuro está garantizado. Tuvimos al frente de la cultura en la provincia a la dependienta de un híper y a una verdulera. No sé si seremos capaces de sobrevivir porque, a este ritmo, en 70 años los políticos habrán conseguido lo que no consiguió el Conde de Essex: convertir Cádiz en una ciudad abandonada. En el futuro alguien estudiará el cúmulo de incompetencias y de abulia que ha provocado la decadencia paulatina e irreversible de Cádiz hasta su desaparición. En cualquier excavación científica dentro de 500 años alguien recuperará los restos de un comparsista momificado con la vena hinchada, la mano extendida y el bastón de alcalde.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios