Con la venia

Fernando Santiago

Pactos

ESTO de los pactos entre todos los partidos tiene muy buena prensa quizás porque en España aún no estamos acostumbrados al debate político. En España se piensa que la discusión entre los partidos es una pérdida de tiempo egoísta, algo ajeno a los intereses de los ciudadanos. Ya se sabe que desde la CNT y luego la Falange inocularon en la población un rechazo de la política. Ya saben el consejo de Franco a sus ministros: "Haga como yo, no se meta en política". Por regla general los pactos entre todos los partidos se realiza en situaciones de emergencia: así ocurrió con la Constitución o con los Pactos de la Moncloa. Es raro que ocurra cuando un partido tiene mayoría suficiente para gobernar. No se dará un pacto PP-PSOE en España porque a ninguno de los dos partidos interesa, a uno porque se ve capacitado para sacar adelante su política y a otro porque piensa que el deterioro de la economía le llevará de manera indefectible al poder.

En Cádiz se firmó un pacto de no agresión con motivo del Bicentenario. No sé si ha sido bueno o malo. Casualmente, desde la firma del pacto parece que ha decaído todo lo relacionado con el Bicentenario. La pérdida de vigor igual tiene que ver con que ninguna administración se ha puesto las pilas con la suficiente fuerza porque sabe que no va a tener críticas a lo que hace o deja de hacer. Quizás si se hubiera dado antes y con un programa concreto de actuaciones que se pudieran  verificar podría haber resultado útil. Ahora la alcaldesa reitera la oferta de un pacto por Cádiz que ya lanzó hace un año. Los debates sobre el estado de la ciudad son interesantes: de la discusión se hace la luz siempre y cuando se le preste la debida atención al adversario. Eso supone pensar que el que está frente  puede tener la razón o parte de ella, o puede tener razones e ideas interesantes. A ambos lados de lo que Quique García Agulló llama "salón oval" y que antes se llamaba salón de plenos . Para pactar hay que saber qué cosas se quieren negociar y con quienes. Está claro que el interlocutor municipal es la alcaldesa pero ¿quién lo es en el PSOE? El actual portavoz lo deja en unos meses. ¿El secretario local, el provincial? Imagino que la alcaldesa querrá compromisos de la Junta de Andalucía y del Gobierno de España ¿los responsables orgánicos del PSOE tienen el poder suficiente ante sus compañeros que gobiernan estas administraciones para que su firma en un pacto tenga eficacia?

Luego está el tema sustancial: qué se quiere pactar. Nada se ha dicho al respecto, o al menos yo no lo he entendido.¿Las infraestructuras, tema recurrente en la política española? En ese caso volvemos a hablar de los temas de siempre: del nuevo hospital, de la ciudad de la justicia, del nuevo puente, del AVE, de San Sebastián, del Oratorio, de los Depósitos de Tabaco, de las dos casas de América, etc. ¿O se pretende alguna otra política de carácter económico , social o educativo?¿es sobre el bicentenario o es general? El Foro de Debate 2012 ya ha propuesto que eso que se llama la sociedad civil promueva una reflexión que arrastre a los partidos hacia un acuerdo ciudadano de carácter estratégico.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios