La Justicia es imposible que sea justa desde el momento en el que una instrucción se prolonga más de una década. Toda persona, sea culpable o no, no debe sufrir durante tantos años una espada de damocles sobre su cabeza en forma de investigado, imputado o acusado. Ya sabemos que el sistema es el que es y que en los juzgados no se da más de sí, pero no es de recibo que se tarde tanto en impartir justicia. Lo peor de todo esto es que al final se llega a una justicia mutilada, porque los que han sido condenados pueden reducir sus penas por las llamadas dilaciones indebidas. Un completo disparate. Lo de Quality Food es simplemente una muestra del drama que sufren muchos de los que se ven atrapados en el sistema judicial a diario. En estos 15 años desde la primera denuncia hay gente que incluso se ha quedado en el camino. Como dicen algunos, lo que sea que venga, pero que acabe ya.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios