En la tierra a la que va a llegar el mayor contrato de la aviación en el mundo, donde unos inversores mexicanos han elegido a sus astilleros para transformar cinco mercantes en cruceros de lujo, andamos con que hay gente en los barrios que ni siquiera saber leer ni escribir en pleno siglo XXI y que la mitad de sus habitantes no tiene titulación alguna. Es un círculo vicioso tremendo que empieza porque muchos padres no valoran ni motivan a sus hijos para que rindan en los estudios. De ahí se pasa al absentismo, al fracaso escolar, a la falta de formación, al paro y a las dificultades económicas y vuelta a empezar para la próxima generación. El informe de la veintena de asociaciones es demoledor. En los mismos kilómetros cuadrados conviven la excelencia de un trabajo con la última tecnología con el reinado del chapú y el vivir minuto a minuto, que ya mañana veremos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios