Con la venia

Fernando Santiago

fdosantiago@prensacadiz.org

Compañeros del metal

Ahora que el mundo le ha dado al botón de pausa quieren cerrar la planta de Airbus con el silencio del Gobierno y la Junta

La década de los 80 fue muy mala para la ciudad de Cádiz. Empezó con la crisis del sector naval, primero con el llamado 'premio patada' por el cual le daban una indemnización a quien quisiera irse de AESA, luego la lista de despidos que publicó este periódico, después llegaron los sordos, fruto de aquella crisis fueron la apertura de múltiples videoclubs y bares por toda la ciudad y una huelga general que no paró la decisión del ministro Solchaga de llevar a cabo una reconversión del sector. Empezaron los traslados de centros universitarios a Puerto Real, lo que con el tiempo se llamó el Campus del Río San Pedro, con el rechazo de Carlos Díaz que al final no sirvió para nada porque no tenía la menor influencia en su propio partido. El traslado de la fábrica de tabacos de Plocia a la Zona Franca provocó la salida del equipo de gobierno de Juan Jiménez Mata y fue una advertencia del paulatino desmantelamiento de la fábrica hasta su desaparición años después. Cerró el Mora (aquella copla de Antonio Martín "echen por la boca el pulmón y el hospital cerrado") a pesar de la respuesta ciudadana. Años después le llegó el turno a Construcciones Aeronáuticas, que se trasladó desde Loreto a Puerto Real sin que hubiera la más mínima reacción de la población. Se anunció durante el Carnaval y el único revuelo se formó porque el Diario del Carnaval se había equivocado en el seudónimo de uno de los componentes de una comparsa, escena que es ejemplo de la decadencia de la ciudad, indiferente ante el traslado de una de sus fábricas más importantes, con una respuesta vehemente con cualquier estupidez del Carnaval. Con el paso del tiempo cerró lo que fue Ford, luego Visteón, cerró General Motors, con el tiempo Delphi. De aquel emporio del llamado 'transformado metálico' han quedado las dos plantas de Airbus y las tres de Navantia. Ahora se anuncia el cierre de Airbus en Puerto Real pero aquí estamos muy preocupados para que no vengan turistas, sobre si se fuma en la playa, una exposición de arte cofrade(perdón por el oxímoron) o si se crean unos foros de participación sobre el Carnaval. Construcciones Aeronáuticas se instaló en Cádiz a instancias del alcalde Ramón de Carranza hace 100 años, gracias a su amistad con el dictador Miguel Primo de Rivera. Ha resistido traslados, la creación del Consorcio Airbus, el paso de hacer hidroaviones a elementos para aviones comerciales que se ensamblan en Toulouse. Ahora que el mundo le ha dado al botón de pausa, a las primeras de cambio parece que se quiere cerrar la planta de Puerto Real, con el silencio del Gobierno de España y de la Junta de Andalucía. Lloraremos de lo mal que nos va mientras se nos va el tiempo en pamplinas.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios