Con la venia

Fernando Santiago

fdosantiago@prensacadiz.org

Casticismo vs. ilustración

Lo que no veo lógico es que para acreditar gaditanismo sea preciso ser cadista, capilla y carnavalero, las tres Cés

Desde el siglo XVIII ha habido un debate entre quienes defendían las ideas de la Ilustración y quienes defendían las tradiciones. La llegada de la Enciclopedia dio impulso a los ilustrados. El romanticismo del siglo XIX nos trajo el desgraciado nacionalismo junto con el furor por costumbres y tradiciones populares. Todavía no nos hemos soltado la lacra del nacionalismo que tantas muertes y tanta desgracia ha traído. Sé que es un lugar común pero esta ciudad fue famosa por ser culta y cosmopolita, por los teatros con representación en diferentes idiomas, por la cantidad de periódicos que, por las lenguas que se podían oír en sus calles, quizás debido la importancia del comercio marítimo . Por supuesto que nada va a volver pero tampoco hace falta caer en el casticismo más casposo. Está muy bien que la gente sea del equipo de su tierra: ocurre en todos lados con más o menos entusiasmo, aunque los de aquí piensen que son únicos. Es normal que la gente de Cádiz pueda pensar que su Semana Santa es mejor que ninguna otra, aunque suponga que no han visto las de otros lugares con mucho mayor esplendor. No pasa nada porque mucha gente prefiera la manigueta, los horquillazos y la forma de llevar los pasos a la gaditana. Es a lo que están acostumbrados, lo que les vincula con sus padres y con su infancia. Honra merece al que a los suyos parece. Me parece excepcional el carnaval, esto sí que es único, no hay duda. No digo que sea mejor que el de Venecia, el de Río, el de Montevideo o el de Barranquilla, pero sí tiene unas características que no las tiene ninguno de los mencionados. Es normal que la gente esté orgullosa de esa singularidad aunque eso suponga algunos excesos de patriotismo. Lo que no veo lógico es que para acreditar gaditanismo ("ser gadita" se decía de manera cursi hace unos años) sea preciso ser cadista, capilla y carnavalero, las tres Cés. A mí lo que me parece curioso es que haya tanta gente que sea fervorosa de las tres aficiones gaditanas aunque peor aún que si no eres de las tres Cés no eres de Cádiz, como decía el Morera. Yo creo que ese fervor es reciente, que antes se vivían estas costumbres de manera morigerada, cada una en su tiempo y sin fanatismo, sin excluir a nadie. El sentido del escepticismo era una identidad de Cádiz, ahora sustituido por el casticismo populachero al que van a rendir pleitesía los políticos de todos los partidos durante la campaña para que luego le pongan a las vírgenes fajines de militares sanguinarios.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios