Última hora Ya están a la venta las entradas para el segundo concierto de Alejandro Sanz en Cádiz

No sé

Sin buenos empresarios es imposible levantar un país

Algunos españoles no saben qué votar. Otros no saben si votar o no. Pero muchas noticias preocupantes nos hablan de la colonización silenciosa de España por los fondos de inversiones extranjeros. Primero se quedaron con las inmobiliarias de la banca, es decir, con todo el suelo que acapararon los bancos tras el estallido de la burbuja. Después han buscado activos con rentabilidad, bienes inmuebles arrendados o explotados que además de su valor en sí generan ingresos. Ahora dirigen sus compras hacia el sector turístico mediante la compra de hoteles en todas las zonas de mayor demanda. Muchas fincas rústicas importantes están ya en manos extranjeras. Es una manera de empobrecerse como otra cualquiera de la que apenas se habla. Lo nuestro es menos nuestro. La marca España empieza a dejar de ser española al menos en propiedad.

Faltan grandes empresas españolas que fortalezcan el mercado y nuestra economía. No sé por qué, pero los españoles ven a los empresarios como enemigos, personas dispuestas a esquilmar recursos y eludir el pago de impuestos y no a generar empleo y riqueza. Sin buenos empresarios es imposible levantar un país.

Mientras la mayoría hacen cábalas y cuentan intenciones de votos para ver si la derecha o la izquierda suman escaños suficientes para gobernar, mis incertidumbres son otras. No sé el dinero que llevamos gastado en campañas electorales ni el coste de la paralización del país por falta de gobierno. No sé cuánto aguantará el sistema de pensiones de la Seguridad Social. No sé si es cierto que viene otra crisis económica fuerte como vaticinan algunos gurús europeos. No sé la incidencia que tendrá el Brexit en España si finalmente se materializa. No sé si las medidas arancelarias de Trump llevarán a la ruina a más de una empresa española. No sé el coste económico por huida de capital e inversiones que está suponiendo el desafío soberanista o como quieran llamarlo. No sé si alguien se ha planteado tomar medidas serias y a largo plazo para superar el paro estructural que hay en España. No sé si la educación será alguna vez prioridad de algún gobierno. No sé si Bélgica nos respetará y nos dará la extradición de Puigdemont o sufriremos sin rechistar una nueva humillación. Por supuesto que no sé qué van a hacer con catalanes y vascos, si finalmente nos vemos abocados a crear un estado federal, un encaje de bolillos para que no arda España. No sé. Los políticos tampoco.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios