Hace escasas horas, terminamos la tertulia navideña. Fue el monotema elegido para esa mañana. Los intervinientes, a saber: el profesor Vázquez Bermúdez que viaja bastante, entra con la página del periódico en la que aparece la noticia en la que Benedicto XVI declara que los reyes magos venían de Tarsis. de lo que Juan Carlos Carrillo levanta acta. Los demás, -Desi Gómez, David Orce, Fernández Coca y Melchor Ramos Alba, Rafael Muñoz, que también presenta dolencias poplíteas y alguno más- guardan silencio y están en orden. Cómo no, aparecen Paco Olmo y Romárico Gutiérrez, influencer y pensador.

Se abre la sesión hablando sobre los villancicos. El profesor Vázquez comenta que en 1568 ya había en Granada villancicos religiosos, "Pastores si aveys oydo/ el Jesucristo es nascido". Cuando los moriscos granadinos asaltaron las guarniciones e iniciaron la sangrienta guerra de las Alpujarras. El villancico religioso en España es uno de los que mejor ha exaltado poéticamente, el misterio navideño.

Juan Carlos Carrillo trae de la Venta el Jeribeque, notas sobre la obra teatral navideña más representada en nuestro solar patrio. Coloquio al Santo Nacimiento de nuestro Señor Jesu Christo, entre un moro y un Cristiano, escrita en pleno fervor concepcionista.

El Villancico dicen Vázquez Bermúdez y Romárico Gutiérrez, cancioncilla breve de tipo amoroso en su inicio, canción de villanos, fueron derivados hacia las canciones que se entonaban en los maitines de la Navidad. Lope de Vega es cimero en eso con Pastores de Belén.

Pero tiene un origen que, Paco Olmo, dice, que se remonta al Mawalid, fiesta del nacimiento del profeta Mahoma, que en el siglo XIII sustituyó al Milad o Navidad para arrinconar la Nochebuena en el interior de los hogares cristianos… Hernando de Talavera con la Granada castellana, impuso los villancicos para que el pueblo, que ignoraba el latín, al oír los cantos supiera lo que representaba aquello.

Vázquez Bermúdez afirma que todavía hoy, en pueblos de Granada, se cantan en las llamadas misas de gozo y aguinaldo. Se cantan al alba, como Maitinalia, durante los nueve días anteriores a la Navidad.

Ejemplo de esos villancicos para el culto, es la letra, "sacerdote revestido/ mira cómo te dispones/ que ha de bajar a tus manos/ Jesucristo, Dios y Hombre". Uno de las más conocidas canciones de aguinaldo es esta: "San José fue carpintero/ y la Virgen costurera/ y el Niño recoge astillas/para encender la puchera".

En fin, una tertulia donde se abrió para nosotros la Navidad, en estos tiempos convulsos y sin versos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios