Torre Alta

El estado social de nuestra comunidad

Tampoco se le ha dado mucha publicidad al informe que Cáritas Regional de Andalucía, que es demoledor 

Es el monotema del momento. La crueldad de la guerra (cualquier guerra) requiere toda la atención y solidaridad del mundo. No sé lo que sucede en otros países, pero en España los medios no hablan de otra cosa incluso, a veces, ya de forma cansina. Hay que destacar la ola de solidaridad que se está desarrollando por todo el país, alguna sin ningún control tan necesario en estos momentos de ebullición motivacional. Se dice que una crisis tapa a las otras. Y esto es verdad. Me pregunto cual será en estos momentos la situación de la crisis provocada por la erupción del volcán en la isla de La Palma. Ya no se escucha para nada con la erupción mediática que provocó. Igualmente, al Partido Popular esta cruel e innecesaria guerra le ha tapado sus vergüenzas en plena crisis interna. Tampoco se le ha dado mucha publicidad al informe que Cáritas Regional de Andalucía ha elaborado, a través de FOESSA, sobre el estado social y económico de nuestra comunidad. El informe es demoledor. El informe nos avisa de las consecuencias que ha tenido la crisis económica de la pandemia sobre los hogares andaluces. La encuesta se desarrolla sobre cuatro escenarios. La integración plena, la integración precaria, la exclusión moderada y la exclusión severa. Nos dice el informe que esto nos permite ver la realidad social de Andalucía. La crisis se ha llevado por delante a una gran cantidad de hogares que disfrutaba de una buena salud económica y social y nos dice que solo el 42% de los hogares andaluces participan de la normalidad en la sociedad frente al 49,3% que lo hacía en 2018. Continúa el informe indicando que la exclusión en Andalucía ha aumentado, en los últimos años, en más del 36% lo que significa que algo más de 2,2 millones de personas (el 26,3%) de la población andaluza se encuentra en situación de exclusión social y de ella la mitad en exclusión severa de las cuales 475.000 personas en lo que denominan sociedad expulsada. Dicho informe avisa de que esta exclusión está cronificada. La pandemia ha dejado una brecha digital que afecta a tres de cada diez hogares con lo que se produce un apagón tecnológico que afecta a la pérdida de oportunidades, laborales, educativas etc. El informe nos indica que más de doscientas mil familias tiene a su principal sostenedor en paro con lo cual tienen que acudir a ahorros propios, pedir dinero a familiares y amigos. Esta situación se ven agravadas por la tardanza de los servicios públicos locales y regionales a atender las necesidades de estas personas. Resulta tremendamente penosa la indiferencia que se toma con respecto a estos informes cuyos números representan a familias compuestas por mujeres, hombres y niños. Quizás hayamos cogido la mala costumbre de que nos parezca normal esta situación. Luego sale el presidente de la Junta diciendo que somos la comunidad que más crece, donde se crea el mayor numero de empleos de España y que, sobre todo, se ha producido un cambio en la comunidad con este gobierno. Los números, desgraciadamente, nos dicen lo contrario.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios