Crónica de San Juan de Dios

Melchor Mateo

mmateo@diariodecadiz.com

La herencia de la corona de Kichi

Si el alcalde no repite, en Adelante Cádiz ya ha habido movimientos para designar sucesor

José María González 'Kichi', en un reciente acto celebrado en Cádiz.

José María González 'Kichi', en un reciente acto celebrado en Cádiz. / Julio González

“Mi vida está a disposición de la ciudad”. José María González ‘Kichi’ sigue trasladando públicamente el mensaje de que mantiene abierta la posibilidad de presentarse a una posible reelección en  las municipales de 2023: “Si sigo siendo necesario, ahí estaré”.

La clave será si la respuesta a esa incógnita responderá a una necesidad electoral para tratar de sacar el máximo número de votos en un proyecto como el de Adelante Andalucía, que lidera Teresa Rodríguez, que se va a enfrentar antes a un examen de unas autonómicas donde ya no se presenta bajo unas marcas políticas globales.

El que ha sido su mano derecha durante estos años y el jefe del Gabinete de Alcaldía, José Vicente Barcia, daba su opinión y tenía claro que el alcalde debía de poner de nuevo su cara para encabezar la lista, a la vez que hablaba de las heridas que ha sufrido en todo este tiempo, que respondía a esa permanente impotencia de los alcaldes de no poder solucionar los problemas que se acumulan cada día.

Sin embargo, mientras que el jefe supremo anuncia cuál va a ser su decisión, dentro de Adelante Cádiz se ha producido un trabajo de fontanería para elegir al sucesor.

El propio Barcia respondía esta semana a una pregunta sobre las posibilidades de David de la Cruz para ser candidato a la Alcaldía y decía de él que era una de las personas que deben jugar un papel esencial en el Cádiz del futuro. 

David de la Cruz es un joven periodista que es asesor de Adelante Cádiz desde hace unos años y que ha ido creciendo de manera interna hasta convertirse ahora mismo en una de las personas de mayor confianza para el alcalde José María González ‘Kichi’, hasta el extremo de que cada vez ha ido asumiendo más tareas de jefe de gabinete. Así era frecuente verlo últimamente en los actos públicos acompañando a Kichi.

En unos días en los que se produjo el terremoto de Ganar Cádiz con el tema de los presupuestos y sus quejas porque no se había contado con ellos para su elaboración, David de la Cruz es el que ha ejercido de pegamento para la unión de las dos partes y es el que ha mediado en este asunto.

Pero si se mira desde un punto de vista analítico, la noticia no es que haya asumido este trabajo de fontanería interno que se puede dar en muchas formaciones, sino que desde el propio equipo de Gobierno se han preocupado en que se hiciera público que David de la Cruz es el que había realizado esa función.

Hasta ahora ese trabajo en la sombra, en las catacumbas del poder, no se había hecho público. Hay un dicho que habla de que las cosas nunca son casuales. Pues si se aplica a este asunto, se pueden sacar algunas conclusiones.

Barcia, sin hacerle ninguna pregunta, ponía encima de la mesa otro nombre, el de la concejala de Fiestas y Cultura, Lola Cazalilla, una de las mujeres que ha tenido una mayor visibilidad en este segundo mandato y que ha tenido que afrontar decisiones difíciles por la suspensión del Carnaval en el mes de febrero.

David de la Cruz es el preferido por el núcleo duro de los anticapitalistas y de Adelante Cádiz, gracias a que tiene un perfil más ideológico que el de Cazalilla. En el de la concejala pesaba mas su imagen pública y que es un nombre conocido.

En cualquier caso, no se trata de un enfrentamiento entre ellos ni hay una lucha de poder entre los dos protagonistas.

Al final, todo va a depender de lo que haga el alcalde, que es el que tiene la llave para abrir la puerta de la sucesión o para cerrarla. 

Entre líneas 

La despedida del jefe de Gabinete de Alcaldía será en poco más de un mes de manera oficial, pero lo ha sido ya de hecho en lo que se refiere a su gestión municipal. En la entrevista realizada esta semana en este periódico dejaba muchos mensajes codificados que iban desde su propio deseo de que el alcalde se presentara, la posible sucesión, pero sobre todo el que había sido el origen de sus enfrentamientos en los últimos tiempos.

Había una frase con respecto a la salida de Alba del Campo como asesora municipal (su disfraz en Carnaval ha dado mucho que hablar, con un cuchillo clavado en la espalda) que era demoledora: “Es una barbaridad propia de la vieja y repugnante política a la que vinimos a combatir”. Y sin nombrarlos había destinatarios en su mensajes con las acusaciones de sectarios y ultras conversos para un par de concejales con los que se las ha tenido tiesas.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios