En todas las ciudades pasa algo similar, pues no es exclusivo de El Puerto. La siempre sana crítica sobre los deberes y obligaciones de quienes deben cuidar de nuestro exorno. Pululan en las redes, fantástico medio de manipulación, desinformación, y aviso a navegantes,  cientos de fotos mostrando la inmundicia, la dejadez, la acumulada basura y otras lindezas. Ejemplo claro, y no exclusivo de esta ciudad, con el que los ciudadanos, sobre todo, aquellos de distinto signo político del que gobierna, hacen flaco favor a su ciudad.

Los mas madrugadores aprovechan la vespertina salida para, teléfono en mano, otro diabólico invento que permite captar el momento en cualquier lugar y sin apenas medios, subir a las redes a las nueve de la mañana la inmundicia esparcida del reciente botellón, acabado apenas pocas horas antes. Dichas fotos, si las juntamos, requerirían de un batallón completo, formado por cientos de gestores de residuos urbanos, de esos que cobran más que un profesor de Secundaria para atender de forma inmediata a todos los puntos, repartidos por las ciudades, para que, levantado el oportuno y avezado reportero se encuentre, a su paso, relucientes las calles por donde pasea.

Por otro lado, otros les harían fotos criticando que, sin haber terminado de ensuciar, ya los estén presionando con las mangueras a presión, claro gesto fascista que impide el placentero disfrute del pueblo. Sin embargo, todo esto tiene un trasfondo aún más curioso, porque todos aquellos que se dedican a vender miserias, de seguro, que casa tienen, algunos hasta jóvenes de los mismos que estuvieron por la noche dejando restos del disfrute… algunos, inmaculados que viven solos tienen, de seguro fregadero, y me pregunto ahora, se imaginan que alguien pudiera tener acceso a las casas de estas personas, nos llevaríamos una sorpresa, con platos sucios acumulados en el fregadero, pero claro, acaban de desayunar; camas sin hacer y ropa esparcida por varios rincones de la casa.

Estoy convencido de que ni una sola de esas personas que suben las fotos no es un guarro, pueden ser hasta ordenados, pero viven, y la vida consiste en ordenar y desordenar, limpiar y ensuciar, pero de momento esto no es una nave estelar, y todo requiere tiempo, pero con mala fe y un buen teléfono… todo es posible.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios