Puertas abiertas Cómo visitar la Base de Rota, el Instituto Hidrográfico y el Observatorio

Análisis

pedro ingelmo

O cerrar un quirófano o parar una infraestructura

El titular de la consejería de Fomento durante estos últimos cuatro años, Felipe López, un veterano político granadino que viene de ser maestro y orientador de Secundaria, que es un lugar de donde vienen muchos políticos andaluces, ha tenido que bregar con algo de lo que posiblemente por su condición psicopedagógica sabía muy poco: hacer obras. Vamos, que de ingeniería, ligerito.

Sin embargo hay que reconocerle que ha hecho lo que ha podido con lo que ha tenido. Es decir, que nadie esperara que en su mano estuviera hacer la macroobra que más tiempo se viene demandando en la provincia y que es responsabilidad de la Junta, el desdoble de la carretera de la Sierra que uniría Jerez con la provincia de Málaga a través de Arcos y con destino en Antequera. Para eso López tuvo en su día una respuesta muy psicológica de cara a cualquier mortal que consistía en que el mortal eligiera entre cerrar quirófanos o parar infraestructuras. Como los tests esos en los que vas en un ambulancia y tienes que elegir entre atropellar a un niño o a una vieja. En este caso la elección es más sencilla, aunque habría que mirar bien, con los datos sobre la mesa, si al final no hemos atropellado al niño y a la vieja con tanta crisis. Pero bueno, eso, desde luego, no es culpa de la psicología conductual sino del Banco de España, solo o en compañía de otros.

Para hacérnoslo mirar es otro asunto de su departamento como el tranvía de la Bahía, que daría para muchas bromas sino fuera porque a la gente ha dejado de importarle, lo que es muy preocupante para una infraestructura. Te gastas una millonada en poner patas arriba dos ciudades que no son pequeñas como San Fernando y Chiclana, les dejas ahí unas vías y por la vías vemos el tiempo, pero no el tranvía, pasar. Y la culpa es de uno o de otro. En fin, que la gente ha perdido el hilo y ya nadie se acuerda para qué pusieron ahí las vías. Nadie saca una pancarta, nadie se encierra en el Ayuntamiento. Es para preguntarse que para qué hicimos todo aquello ahora que los tranvías no están de moda. Buen proyecto de trabajo de psicología social para el granadino.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios