Uno de los derechos sagrados en una democracia es la libertad de expresión; y una de las acciones prohibidas es la censura. Pero una cosa son los derechos reconocidos, y otra la realidad. También tenemos medios de comunicación públicos, que teóricamente son un servicio público que deben dar cabida a todas las opiniones. En la práctica, son medios de propaganda del partido de gobierno. Tras más de 40 años de democracia, los partidos políticos siguen imponiendo la censura.

Hace unos días, el concejal Bello organizó una reunión entre la FLAVE y responsables de la Junta de Andalucía, entre ellas, la directora general de Urbanismo y la delegada de la Consejería de Fomento. El objetivo era claro, ante el masivo rechazo social al proyecto de privatizar el Parque Metropolitano de Las Marisma de Los Toruños y el Pinar de La Algaida, pretendían conseguir algunos avales de entidades ciudadanas. Su fracaso ha sido total.

Para empezar, no invitaron a nadie opuesto a esa privatización; desembarco de coches oficiales y cargos públicos para que sólo se pudiera oír una opinión, la oficial. Pero los ecologistas nos plantamos en la Casa de Los Toruños con pancartas en defensa de este parque público. Por delante nuestra desfilaron los cargos públicos; ninguno se dignó saludarnos. ¡Qué mal educados!

Solicitamos participar en la reunión, pero nada, ni porque la FLAVE lo apoyara; se negaron, no querían ecologistas. Es muy lamentable que representantes de la Junta, secundados por Javier Bello y MiIlán Alegre, impidan un debate, lo que pone en evidencia su falta de argumentos.

También acudió un equipo de Canal Sur TV, que grabó la escena de las pancartas y me entrevistaron como portavoz de los ecologistas. Lógicamente, entrevistaron a la directora general. Pero cuál no sería mi estupor cuando esa noche vi las noticias y ¡sólo emitieron las declaraciones de la directora general!; como si los ecologistas no hubiéramos estado allí; y vetaron nuestra versión.

Como tengo en alta estima a los profesionales de Canal Sur, es lógico pensar que hubo una orden política para que no se emitiera una sola imagen de los ecologistas. ¡Sólo se permite la versión oficial! Ya con el PSOE el control político de Canal Sur era evidente, ahora se impone la censura total.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios