Lo bueno de tener la gripe

Si no estuviera enfermo diría que parecen hitos de un acuerdo prerredactado

Lo bueno de tener la gripe es que te quedas en casa, tapado con mantas y alimentado de pucheros y frenadoles, y asistes a cuanto acontece en el exterior con la curiosidad de un niño que estuviera encerrado en su cuarto por portarse mal. Sí, es cierto que también sufres, que la fiebre te adormece y que toses como si te hubieras fumado todo el grisú de una mina asturiana, pero te dices a ti mismo que es cuestión de tiempo, de paciencia, y pones Drácula en Netflix a la vez que estás pendiente de los correos electrónicos que te llegan del trabajo.

El temporal que han llamado Gloria como mi amiga la vocalista de Guadaña es potente y despiadado; se ha cobrado ya ocho víctimas mortales. Desde el sofá en el que languidezco veo una y otra vez las mismas imágenes en la televisión pública: videoaficionados que ríen, histéricos, al verse superados por olas gigantescas, localidades bloqueadas por la nieve y, muy especialmente, un pueblo de Teruel que el telediario se empeña en señalarnos como ejemplo nevado de la España vaciada.

Ves el delta del Ebro y te acojonas; no puedes dejar de valorar si el piso en el que vives soportaría tales bofetadas de agua. Tiene quince años ya, no es tan nuevo, a saber qué materiales utilizaron. Como el juicio contra Tous, tan curioso como oportuno: los de Tous son catalanes pero capitalistas, con ellos, cero miramientos. Los que sí se tienen con otras cosas: no he visto en las noticias nada en relación a unas menores prostituidas en Palma ni a la posible responsabilidad del Instituto Mallorquín de Servicios Sociales.

Será que mi estado febril me deja grogui y me lo he saltado entre tanto Pin Parental, la RAE, diputados y diputadas, y pamplinas varias con las que distraen nuestra atención de cuestiones como el voto en contra del PSOE en el Parlamento Europeo a que la Eurocámara investigue 379 crímenes de ETA, o al globo sonda de la bajada de las penas por los delitos de secesión. Si no estuviera enfermo diría que parecen hitos de un acuerdo prerredactado: se suben las pensiones, se sube el salario de los funcionarios (dice Alberto Garzón que subir los sueldos estimula la economía, no sé yo) y en vez de aumentar el plazo instructor de las causas penales, circunscrito a seis mesecillos, se nos plantea una rebaja penológica que hipotéticamente sacaría a la calle a los políticos presos independentistas.

Perdón, voy a tomarme la temperatura. Treinta y siete con cuatro. Afuera llueve con fuerza, el cielo adolece de luminosidad. Sudo como si fuera agosto, como si fuera un dirigente del Betis o el Osasuna o el Málaga al que se acusara del pago/cobro de comisiones por perder partidos mientras Pedro Sánchez se pasea por Davos y Juanma Moreno toma jamón en Fitur. Lo bueno de tener la gripe es que en casa leo, duermo y escribo. Hecho polvo sí, más polvo enamorado.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios