Está muy extendida la idea de que controlar la pandemia depende de nosotros. Que el futuro puede estar en manos de todos y de cada uno. Es preciso intentar, por todos los medios, que el rebrote, si aparece, no vuelva a encerrarnos en las casas. Y si por desgracia ocurre, si vuelve a ser necesario el confinamiento que, al menos, que no sea por nuestra necedad o dejadez.

Por primera vez he visto en El Puerto a señoras enfadadas porque alguien no dejaba la playa limpia, como la encontró. Y la dama enojada no se anduvo con pamplinas ante el infractor: —O recoges eso o envío tu foto a la policía ahora mismo. Otro día, otra señora muy alterada, discutía con un hombre que iba sin mascarillas: —Van mis hijos aguantándola a pesar del calor y usted se la tiene que poner. No oí lo que el hombre le contestó pero ella insistía en que no quería excusas.

Hasta los más pasotas pasean a sus mascotas con todo lo necesario y aconsejable para evitar suciedades. Ya está bien de romper reglas. Sobre todo cuando de su cumplimiento va a depender la calidad de vida de los demás.

El confinamiento nos sirvió para tomar mayor conciencia del cuidado imprescindible del entorno y nos ha hecho conscientes de que, ante las adversidades, lo mejor que podemos hacer es seguir las recomendaciones y fiarnos de quienes saben: los expertos que intentan protegernos.

Los portuenses tenemos la suerte de disfrutar de nuestras playas limpísimas. Gracias. También a los jóvenes que la recorren cada día para recordar a los despistados las normas a seguir. Agradezco, como ciudadana, la salud que se intenta salvaguardar y desde luego, el cambio de aspecto que se intenta dar a la ciudad. Un aviso: con el aumento de población los contenedores se llenan antes…

Una de las últimas mejoras fue la limpieza de hierbas secas en la carretera de Fuentebravía, frente a los nuevos supermercados. Aparte del peligro que conllevaba, la sensación de limpieza hace el lugar más agradable.

Gracias a cuantos lo hacen posible. Hace mucho que no daba las gracias y ya iba siendo hora.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios