RUTAS El sendero que unirá San Fernando y Chiclana, a la espera de fecha de inauguración

Antena 3 no tiene la historia de Mi hija en Turquía, sino en el canal de al lado, en el nieto José María, un chaval de 18 años de Badajoz que ha caídao en MasterChef 9. Ha durado los que duran dos peces de hielo en un whisky on the rocks. Con padre desconocido, madre callejera, hermanita muerta y abuela con principio de alzheimer, y que era su único asidero, el drama ha vuelto a caer sobre la espalda del joven, que con el lógico puchero se ha visto fuera de la cocina. Queda la repesca.

En la segunda gala los ánimos están crecidos y los egos despuntando, por lo que ya se le ha visto la punta del naipe al personal. José María es un drama y ya prometía en sus dos noches de cuchareo. Igual ha perreado con Mario Vaquerizo como se ha puesto a gesticular cantando sin oírse o se pelea con Ofelia, esa concursante a la que todo el mundo está dispuesto a echarle una mano (al cuello). El extremeño es puro sentimiento y ganas por aprender pero se excedió en confianza (y victimismo)y quedó eliminado por no saber abordar un pollo de campo por derecho, el 'bicho' que le tocó en el cadalso. Se puso a idear una receta exquisita y al final la carne se le quedó cruda al quemarse el delicado fondo. La tragedia se veía desde lejos en el plato.

Jiaping se quedó cerca de ese precipicio con un gallo y Alicia a una seca pechuga de pavo le sacó rendimiento. Podía haberle tocado el lagópodo, la becada o el pato silbón, que la carne le sabe a anchoa. Toni se quedó en puertas y de no haberlo hecho tan mal José María, por soso, él habría sido el cancelado.

La manchega María, Lola de Tomelloso, se barrunta como el ego a batir, por carácter. Tiene enfrente a la eficaz Vero, la guardia civil gaditana. Y tenemos a Fran: el camarero de Cuenca está compuesto de una aleación formada entre José Mota y Jordi Hurtado. Mira tanto por el céntimo que se le nota en sus platos. Fue el más valorado en los exteriores. Es digno de La hora chanante y confesó que en la infancia mataba a las gallinas de un infarto al asustarlas. Es el amigo perdido del Gañán.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios