Ahora más que nunca es cuando las estructuras culturales de nuestras Administraciones públicas deben echar el resto por mantener la dignidad y la propia supervivencia de un sector que representa el 3,2% del PIB español, y que se está muriendo lentamente de inanición severa. La tragedia está servida. Sin convenio colectivo y sin ayudas como las ofrecidas por determinados gobiernos de la Unión Europea, difícil se me hace pensar en la longevidad de la industria cultural española. Y la pregunta es: ¿se aprecia en su justa medida la profesión vinculada a la cultura? Comparándola con otras profesiones salta a la vista que la valoración de la acción cultural en nuestro país está a años luz del valor que se le da en otras sociedades de nuestro entorno. Visto lo visto, miremos lo que tenemos más cercano. Aún sabiendo de la infrautilización de determinados servicios básicos culturales de los que tenemos en El Puerto, es justo reconocer que dentro de las limitaciones causadas por el dichoso virus la apuesta cultural está manteniendo unos mínimos más que aceptables. Prueba de ello es la preservación en el Teatro Municipal de la temporada de otoño en la que tienen cabida tanto el teatro, como la música y la danza, ampliando la oferta al cine de autor no comercial con una nueva edición del ciclo ‘Cinemateca’. Fíjense si la cultura es segura que se está sirviendo por las redes sociales de forma gratuita, cosa que necesariamente dejará de ser así por motivos obvios. El festival salido de El Puerto, Monkey Week, renuncia a los conciertos presenciales y anuncia que toda su programación será ‘online’. El programa de actividades conmemorativas para celebrar el X Aniversario de la proclamación del flamenco como Patrimonio Cultural Inmaterial ha tomado este fin de semana nuestra ciudad como una de sus sedes, y parte de las actuaciones se están transmitiendo también ‘online’. El hándicap de estas programaciones son las estrictas medidas de seguridad como necesaria prevención ante el coronavirus. Pero con la venta de un tercio del aforo habitual de los locales, ni se come ni se deja comer salvo que la comida la sirvan también gratuitamente por ‘streaming’.

manolomorillo@soydelpuerto.es

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios