Crónica de San Juan de Dios

Melchor Mateo

mmateo@diariodecadiz.com

Un trasatlántico para el muelle

Teófila ha sido muy persistente en los proyectos pero flaquea en la llegada a acuerdos con rivales políticos

Teófila Martínez, en una entrevista realizada a este periódico. Teófila Martínez, en una entrevista realizada a este periódico.

Teófila Martínez, en una entrevista realizada a este periódico. / Julio González

Incidencia en el urbanismo

Al frente de la ciudad, un alcalde de Podemos, José María González; una socialista como delegada del Estado en la Zona Franca de Cádiz, Victoria Rodríguez; y ahora una popular al frente del puerto de Cádiz, Teófila Martínez. En el tiempo de la escasez de las mayorías absolutas, Cádiz representa en sí mismo el tiempo actual de la política, la división de un mapa con tres partidos al frente en distintas administraciones.

La última novedad es la de Teófila Martínez, que después de perder la Alcaldía de Cádiz y pasar al banco de la oposición parecía que estaba ya camino del retiro dorado y, sin embargo, se ha convertido en la primera mujer al frente del puerto de Cádiz. Este puesto, dicho sea de paso, además de la gestión de los tráficos, tiene una incidencia urbanística muy importante en la ciudad.

Los periodistas que acudían al despacho de Alcaldía para entrevistarla o preguntarle por cualquier cuestión siempre recuerdan el mapa de la ciudad que se encontraban bajo el cristal de su mesa de trabajo que acababa siempre pintado con un rotulador cuando se ponía explicar los proyectos que se estaban haciendo o los que venían en camino.

Teófila no es de las que se toman las responsabilidades a medio gas. Las autoridades portuarias y puestos de este tipo han sido muchas veces cementerios de elefantes, gente con políticas dilatadas en sus partidos que recibían un premio por su trayectoria y, además, una buena remuneración. Pero ni en el caso del socialista José Luis Blanco, ni ahora seguro que en el de Teófila, son casos de espera a que pasen las hojas del calendario hasta que les llegue la hora del relevo.

A sus 71 años y tras renunciar a encabezar la candidatura a la Alcaldía de Cádiz, parecía que su actividad política podría reducirse al Congreso. Ella siempre dice una frase y es que “a veces la gente parece que no me conoce” para definir que todavía le queda energía, ambición y motivación.

Pero al igual que de Teófila Martínez siempre se le ha alabado su capacidad de trabajo y su vehemencia para defender algunos proyectos y convencer a instancias superiores, léase los casos del soterramiento, segundo puente y el tratamiento especial para la ciudad, tiene un lunar negro y es que prácticamente nunca se ha llevado bien con los contrarios políticos para llegar a acuerdos, salvo contadas excepciones como la ex vicepresidenta del Gobierno de Zapatero, María Teresa Fernández de la Vega.

Aunque hacer cualquier cábala de la doble contienda electoral del 28–A y el 26–M es casi imposible, si siguen las cosas como están se antoja complicada la relación con el alcalde, que sería con el que tendría que tener un mayor contacto.

Al igual que José Luis Blanco y José María González han conectado relativamente bien y pusieron un proceso de integración muelle–ciudad bastante interesante, en el caso entre los dos últimos alcaldes de la ciudad se presupone que va a ser más complicado.

Por medio ha habido diversas cuestiones que han abierto cicatrices. El relevo mismo en la Alcaldía con el traspaso de poderes el día 13 de junio fue extremadamente frío e, incluso, violento por la distancia que había entre los dos. Después en el camino ha habido cuestiones como el caso Loreto y la reprobación de la ex alcaldesa que han venido a aumentar esa distancia.

La duda es si ese resquemor acumulado se va a poder eliminar o si va a aflorar cada vez que haya cualquier cuestión. El alcalde ya ha dicho que se deben dejar de lado las diferencias, al igual que lo ha expresado con el presidente de la Junta o con la Zona Franca. Ahora, por las dos partes, hay que pasar a los hechos por el bien de la ciudad.

Las listas

El PSOE se ha convertido en la primera fuerza que presenta su lista electoral de cara a las municipales. La candidatura socialista tira en sus primeros puestos por gente que ya ha formado parte en alguna que otra ocasión del grupo municipal. Posiblemente, va a ser casi la única formación que no renueve a fondo la lista. El equipo de gobierno sabe que tiene que conformar un grupo que ahora sí, debe estar pensado para gobernar. El PP, por su parte, va a renovarse de manera casi obligada porque así lo requieren los tiempos políticos y por la salida los que han sido varios de sus puntales históricos como Teófila Martínez, Mercedes Colombo y José Blas Fernández. En Ciudadanos se sigue manteniendo el misterio, que afecta incluso a la persona que vaya a ser cabeza de lista.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios