Estoy convencida de que si le preguntamos a cualquier vecino qué cambios ha constatado en la gestión de la ciudad a raíz del cambio de gobierno en las últimas elecciones, una aplastante mayoría señalaría la frenética actividad de su concejal de Fiestas como el principal elemento diferenciador. Más allá de posiciones políticas e incluso de valoraciones sobre la marcha de la Concejalía, lo que no se le puede negar al hombre es su entrega e implicación. Nos tiene a todos pendientes, saltando de evento en evento, y a rebufo de sus propuestas. Es casi imposible seguir su agenda. Dotado del don de la ubicuidad, allí estará donde haya un portuense.

Sin desmerecerle el esfuerzo, me pregunto si este protagonismo no se lo debe, en buena parte, a la atonía del resto de sus compañeros en el Ayuntamiento. Hay iniciativas puntuales del equipo de gobierno, algunas propuestas de la oposición, pero tan anodinas, tan de poco calado, que no pueden hacer sombra a una cabalgata de Carnaval. Hasta a la actividad de los colectivos, asociaciones y demás organizaciones ciudadanas les encuentro una hoja de ruta más definida, unos objetivos claros, un plan de progreso, que echo de menos en nuestros políticos locales.

Quizás me falta visión, pero no alcanzo a vislumbrar una nueva propuesta de ciudad, un proyecto de futuro, algo que sí veo en Fiestas. Te podrá gustar más o menos, pero es verdad que Calleja tiene un sueño.

Es posible que los Ayuntamientos hayan quedado tan desprovistos de herramientas de acción, de responsabilidades y, sobre todo, tan restringidos económicamente, que a los gobiernos locales les resulta difícil imprimir su sello en otras áreas. Es posible que nos dejemos guiar más por la popularidad y el tirón en redes que por proyectos con menos brillo y más impacto a medio plazo. Y es posible también que la hiperactividad del edil de Fiestas no sea más que una cortina de humo -buscada o casual- para esconder la apatía en el resto de la actividad política municipal.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios