La vieja derechona de Cádiz ya no hace política. No la necesita: para conseguir su objetivo le trae más cuenta irse del tirón al juzgado, donde trata de obtener lo que le niega el favor popular.

Lo último, el "caso Loreto". A ver, en 2014 se suministró agua contaminada al barrio. Un hecho probado. Y los responsables no sólo eludieron su responsabilidad, sino que trataron de ocultarla con propaganda y folletos. Pero destapado el pastel, pusieron cara de doncellas ofendidas. Un clásico de Teófila y los suyos: hacerse las víctimas. Pero denuncia que algo queda.

Total, que hoy -¡oh, sorpresa!- el único condenado es… el alcalde actual, sin competencia alguna en aquella calamidad. Condenado por calumnia. Y saltan los resortes mohosos de la carcundia local pidiendo su cabeza… por su mala gestión. Denuncia que eso queda.

Pero este es un artículo de opinión y opino que no creo que sea calumnioso añadir que el entonces responsable de Aguas de Cádiz derrochaba dinero público, doctorándose en Gambas y Campari. Quizá tampoco lo sea asegurar que la alcaldesa Teófila no se enteraba del latrocinio -hecho probado- que perpetraba su protegido Rodríguez de Castro en la Zona Franca ¡y era la Presidenta!

No creo que sea una calumnia decir que la gestión municipal de Teófila y el PP durante 20 años llevó a Cádiz al límite de la ruina, que en 20 años poco se arregló y que la ciudad se convirtió en un caro decorado, tras el que se ocultaban oportunamente los problemas y la desesperanza de sus habitantes. Mientras, se gastaba dinero público en obras costosas y absurdas que sólo beneficiaron a las empresas que las ejecutaban.

Creo que tampoco sea una calumnia afirmar que la alcaldesa de entonces aparecía en los papeles de Bárcenas -hecho probado- y que jamás olió nada sospechoso de la alcantarilla maloliente que era su partido. Y es que vivíamos en la mentira, y ya se sabe que la auténtica intención de la mentira es pasar por una verdad, pues así disfrazada se hace más fácil de tragar.

En fin, es mi opinión; ahora bien, siempre habrá quien opine otra cosa. En su derecho están.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios