Cultura

El socialismo utópico gaditano, en los papeles del Archivo Histórico

  • Presenta un plano de un falansterio, las comunidades de trabajadores propuestas por el teórico francés Carlos Fourier

Antes del socialismo científico de finales del siglo XIX, propugnado por Marx y Engels fue el socialismo utópico de principios de la centuria. Fourier, Proudhon, Owen o Saint Simon fueron sus principales teóricos, filósofos bienintencionados que no podían soportar la deriva antihumana y los estragos que provocaba sobre la clase obrera la economía liberal. Entre sus ideas, las más llamativas eran las que propugnaban asociaciones o especie de cooperativas de obreros que vivirían en grandes colonias como palacios que a la vez eran explotaciones agro-industriales. En el caso de Carlos Fourier, él llamó falansterios a estas gigantescas urbanizaciones.

La vida en esas colonias debería regirse por principios morales de igualdad y reparto de beneficios. Las ideas prosperaron, llegaron a fundarse varias de esas explotaciones por todo el mundo, pero las contradicciones entre los principios morales igualitarios y la necesidad de manejarse en términos mercantiles en la vida exterior acabó pronto con ellas. Cosas de las utopías. Luego vino el socialismo científico, cuya aplicación práctica duró más, pero cayó igualmente con más daño y mucho más ruido.

El Archivo Histórico Provincial de Cádiz ha mostrado este mes, dentro de su programa de difusión 'El documento destacado' un plano que se conserva en el centro, y que muestra un proyecto de falansterio en la provincia de Cádiz, con una separación perfectamente definida entre zonas agrícolas y de servicios, y edificios conectados con grandes patios como espacios de convivencia y paseo.

El plano está incluido en un informe que realizó el jerezano Ramón de Cala a petición de la Comisión Provincial para la Mejora de la Clase Obrera, constituida en agosto de 1884 al igual que en otras provincias a instancias del Gobierno de Sagasta y como respuesta a los problemas socioeconómicos del momento. Se quería elaborar una ley que remediara algunos de estos graves problemas sociales. El socialismo científico ya estaba en marcha, pero en España aún se recurría a la utopía como solución.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios