Cultura

La librería online Paraíso abre sede física en la calle García Carrera

  • El negocio amplía también su catálogo, centrado en la literatura romántica, a fantasía y ciencia ficción, novela negra y títulos infantiles La plataforma lleva funcionando desde 2014

Tras el mostrador, Noelia y Ana se siguen definiendo como lectoras. Eso empezaron siendo y eso siguen siendo. Si un periodista - dice Enric González- ha de leer como si le fuera la vida en ello porque le va la vida en ello, en los libreros la cosa no es muy diferente. "Para nosotras -afirman las dos- sigue siendo fundamental poder recomendar un título porque sabemos de primera mano de lo que estamos hablando. Desde que hemos abierto aquí, intentamos complementarnos en eso. De hecho, decimos a los clientes que si una recomendación no gusta, pueden venir y reclamarlo. Por el momento no ha pasado..."

Librería Paraíso abrió hace unos meses en la calle García Carrera como un punto especializado en literatura romántica, novela negra, ciencia-ficción y fantasía y libros infantiles. La sede física ampliaba así el catálogo de Paraíso Romántico, tienda online especializada en el género. Sobre el mostrador siguen teniendo el rótulo del que es germen de la actual librería, "para no olvidar de donde venimos -dice Noelia-, porque está claro que si podemos dedicarnos a esto es gracias a la novela romántica, aunque aquí las ventas de los otros géneros estén superando a este".

"Todo surgió, realmente, a partir del boom de Cincuenta sombras de Grey -explica Ana-. En foros y demás empezamos a conocer gente a la que le gustaba el mismo tipo de libro. Todos ellos decían que tenían problemas cuando iban a buscar un título de literatura romántica o erótica a una librería, que en general no lo encontraban".

Así que, dado que las dos se encontraban en paro -ni Ana ni Noelia habían tenido experiencia previa en el sector librero o editorial, aunque ambas han trabajado de cara al público-, y ante un panorama de crisis que prometía no ser pasajero, pusieron en marcha en 2014 la plataforma Paraíso Romántico. "Asistimos a distintos eventos especializados en literatura romántica y partir de ahí, empezamos a conocer a autores y editores... Nos hemos movido tanto que ya cuentan con nosotros automáticamente, e incluso hay editores que nos han propuesto ser lectores cero de algunos manuscritos. Hemos trabajado mucho con la web, y seguimos haciéndolo, porque tenemos una importante clientela latinoamericana... así que estamos todo el día pendientes".

A ninguna de las dos se les ocurre quejarse: "Por ahora, cubrimos gastos, y la verdad es que nos gusta mucho lo que hacemos: hemos descubierto, por ejemplo, la satisfacción incomparable que es ver comprar un libro a un niño o a gente joven", explica Ana. Su clientela en internet las sigue y se han hecho con otra clientela en el barrio, hueco de este tipo de iniciativa, que agradece no tener que trasladarse. "La verdad es que vemos que hay mucha gente supercontenta, que te agradece el asesoramiento: el encontrarte a alguien tras el mostrador que sepa de lo que te está hablando", comenta Noelia.

Paraíso es una propuesta que nace bajo las premisas, pues, del trato personalizado y de "poner en valor lo cercano". "Cada detalle cuenta -prosigue Noelia-, del trato al cómo presentes las cosas, algo que tenemos en cuenta en las ventas para niños, por ejemplo..."

"Y el promover a los autores gaditanos -indica Ana-. Primero, porque es cierto que tenemos muchos autores haciendo cosas interesantes. Y después, porque tendrá unos referentes que podrán conectar más fácilmente con la gente de aquí... Además, si nosotros no nos preocupamos por lo que hacemos, no se va a preocupar nadie".

La librería está abierta, también, "a cualquier que quiera traer su título. No tenemos prejuicios al respecto", indican.

Sí han encontrado prejuicios, dicen ambas, en el etiquetaje: en el demérito que recibe la literatura romántica o "en femenino, como se dice ahora -apunta Ana-. Hay muchas escritoras andaluzas, e incluso gaditanas, a las que no se conoce fuera del círculo". A ambas les sorprenden, por ejemplo, las numerosas críticas que recibió la trilogía de Grey por tratar el erotismo enfocado hacia un público femenino: "Incluso entre muchas mujeres: no leen con la mente abierta, cuando la literatura romántica y erótica está fomentado la literatura entre el público joven, porque es un género muy liviano para leer".

Pero, más allá de la temática erótica, ¿qué hay de la educación sentimental? El mayor reproche que se le pueden hacer a las novelas de Grey y a otras obras del palo es el pábulo que dan a la fábula del redencionismo, esto es: él es un tipo oscuro, complicado, intensito, lo mismo bastante sieso. Pero no importa: a este lo cambiamos yo y el poder ultraterreno de mi amor.

"Es que tienes que ser muy madura para leer determinados títulos, no están concebidos para un público adolescente -explica Ana-. Tienes que tener claro que es ficción y tener la madurez suficiente para entender la psicología de los personajes, cómo funcionan, qué implican las distintas trayectorias, etc. La serie de After, que a nosotras nos encantó, yo me he negado a venderla si sabía que era para una adolescente. Pero, por ejemplo, esa serie también enseña a respetar determinadas formas de entender la sexualidad. Es una manera también de fomentar la tolerancia".

"Además -indica Noelia-, hoy en día las protagonistas de novela romántica son muy cañeras, lo mismo que ocurre con el género fantástico o histórico. Ha habido una evolución, dictada también por cómo es y está evolucionando la sociedad. Ahí tenemos, por ejemplo, a Megan Maxwell. Muy al contrario de fomentar un rol sumiso o pasivo, la novela romántica impulsa a mucha gente a repensar y retomar su propia vida".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios