Cultura

Ripoll ingresará en la Hispano Americana defendiendo la poesía

  • ‘La poesía más necesaria (Conciencia, lenguaje y otredad)’ es el título del discurso con el que el escritor entrará en la Academia

  • “La poesía es una actitud y un compromiso”, dice el autor

El poeta gaditano José Ramón Ripoll. El poeta gaditano José Ramón Ripoll.

El poeta gaditano José Ramón Ripoll. / Julio González

La poesía como necesidad y compromiso. El escritor, poeta y musicólogo gaditano José Ramón Ripoll ingresará el próximo miércoles, día 14, en la Real Academia Hispano Americana con un discurso en el que defenderá la lírica como un recurso imprescindible de la sociedad. La poesía más necesaria (Conciencia, lenguaje y otredad) será su discurso de ingreso en la entidad, en la que será recibido con las palabras de la profesora de la Universidad de Cádiz Ana Sofía Pérez-Bustamante.

El ingreso en la Academia con sede en Cádiz, además de ser una entidad de carácter nacional y vinculada con el Ministerio de Asuntos Exteriores, es “un honor” para Ripoll, quien abunda en la trascendencia de la academia gaditana: “Esto quiere decir que es una entidad con la suficiente potencia y autonomía como para impulsar proyectos culturales, históricos y científicos que estrechen la realidad española, e incluso europea, con Iberoamérica. Durante mis intervenciones en tribunas y encuentros por tierras americanas, siempre hay alguna voz que reclama una institución académica que recoja la diversidad intelectual y creativa desarrollada en una lengua común. Creo que ya existe desde 1909, y es la Real Academia Hispano Americana de Ciencias, Artes y Letras”.

En mi caso –continúa Ripoll–, el ingreso en la Real Academia Hispanoamericana, además de un reconocimiento a mi antigua vocación americanista como escritor y editor, entre otras actividades, significa dar continuidad a esa inclinación. Y, por supuesto, una satisfacción como gaditano, que se une a mi pertenencia a la Real Academia de Bellas Artes”.

José Ramón Ripoll reflexiona también, a pregunta de este periódico, sobre la vigencia de las entidades académicas y su papel en el siglo XXI: “La labor de las academias ha ido cambiando a lo largo de sus respectivas existencias, pero siguen guardando un principio esencial que consiste en posibilitar el intercambio de ideas entre las múltiples disciplinas intelectuales y artísticas. Hoy las academias tienen el deber de acercar todo ese debate a la ciudadanía y dejar atrás, de alguna forma, la torre de marfil que, en ocasiones, les ha mantenido alejadas de la sociedad”.

El título elegido por José Ramón Ripoll tiene que ver con una de sus facetas literarias más reconocidas y valoradas, la poesía, una modalidad que el autor gaditano no duda en calificar como necesaria y que explica en los siguientes términos: “La poesía es necesaria porque es capaz de ofrecernos una visión poliédrica de la realidad a través de un lenguaje lo suficientemente abierto como para no someterse a la tiranía semántica del poder. En un mundo globalizado, donde impera el pensamiento único, acrítico y gregario, la poesía más que un refugio es una actitud y un compromiso a la vez contra quienes tratan de reducir nuestra expresión para que pensemos lo mínimo. La propaganda, las falsas noticias y la simplificación de la lengua se combaten con el ejercicio de la poesía. En mi discurso hablo del ‘otro’, la ‘otredad’ como espacio donde la poesía adquiere, no solo su sentido, sino todos sus sentidos. Hoy es más necesaria que nunca”.

Ripoll se muestra también convencido del valor de una de las tradiciones más enraizadas de la Real Academia Hispano Americana, la de la defensa del idioma español con el habitual día de la exaltación del idioma: “Celebrar el Día del Idioma no me parece ningún disparate: más bien, un acierto. Es una manera de llamar la atención precisamente sobre la necesidad que tenemos todos de devolverles a nuestra lengua su riqueza, matices, capacidad metafórica, disparidades y similitudes. Cuidando el idioma cuidamos de nuestra expresión, nuestras emociones y pensamientos. Precisamente tuve el honor, hace poco más de un año y días después de que me comunicaran que había sido elegido académico de número, de dictar la conferencia de ese día especial para la Academia. Fue un paseo por la lengua española a través de la poesía hispanoamericana, que, de alguna manera, intentaré reanudar en mi discurso de ingreso”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios