Arte

Ricardo Galán Urréjola pinta las cuatro estaciones en 30 metros

  • El pintor hablará de la obra en la Academia de San Romualdo, tras lo que se exhibirá en la sala GH40, que al igual que su estudio ha tenido que ser habilitada para acoger la gran pieza

Ricardo Galán Urréjola se enfrenta actualmente a uno de sus mayores retos profesionales, artísticos y pictóricos. El pintor de la Isla se ha lanzado a recrear el paso del tiempo a lo largo de un año. Lo está realizando en clave de las cuatro estaciones y del paso de una a otra en una sola obra sin precedentes: de 1,20 por 30 metros. Se titula Paisaje para las cuatro estaciones y se presentará próximamente en la galería GH40, tras una conferencia en la Real Academia de San Romualdo.  

"Recientemente me pregunté si un pintor necesita salir de los parámetros en los que se ha desarrollado su trabajo durante años y crear una obra totalmente nueva y libre en la que pueda desprenderse de sus propias conductas habituales y respirar otros aires", responde el artista ante semejante giro de 180 grados en la manufactura y temática de su obra. Una reflexión que decidió llevar a la práctica tras varios años dándole vueltas, para trasladarla finalmente al lienzo una vez salvada la gran dificultad técnica que suponía pintar en semejantes dimensiones.

"Decidí pintar un cuadro en el que se reflejara el ciclo completo y los cambios que en la naturaleza y en el paisaje tienen lugar durante el transcurso de un año". Concretamente, "sería pintar el paso de las cuatro estaciones en una sola obra, lo que quiere decir tanto como pintar el tiempo, algo que en principio es propio de la música, de la narrativa o el cine".

Pero ello se planteó hacerlo en partes yuxtapuestas, "pues era imposible hacerlo en una sola pieza", siendo todas ellas de la misma altura pero de diferentes longitudes para adaptarse a las exigencias que fueran apareciendo .

Y, de paso, ha transformado su propio estudio, "pues tras dejar totalmente libre el mayor espacio de pared posible sólo había conseguido una longitud para pintar de 5 metros". Del mismo modo ha sido modificada la sala GH40, donde será expuesta.

Otras de las singularidades del proceso es que "no puedo ver nunca la totalidad de la obra a la vez", así que la fórmula para realizarla con éxito ha sido instalar unos soportes en la pared, todos anclados en la misma altura, para usarlos a modo de caballete gigante que soportara las distintas piezas del lienzo. 

Proceso y conciencia

Lo primero que ha pintado ha sido el invierno, "con el frío y el agua propios de la época y con el colorido, las composiciones y la gesticulación pictórica propios de un paisaje sometido a la intemperie invernal". Un paisaje que, en parte es real, y en otra fantasioso, "producto de una mirada que ha fluido entre lo figurativo y lo abstracto". 

Pero más allá del orden y del estilo artístico, Galán Urréjola se ha ido sumiendo en un proceso en el que ha ido tomando conciencia hasta el punto de convertir su obra en un alegoría "que contenga un sentimiento de amor a la naturaleza y a su cuidado, justo en estos momentos en los que al fin tomamos conciencia de su importancia".

De este modo, Paisaje para las cuatro estaciones "es un cuadro mural que describe un paisaje respetuoso con los cambios que se producen en la naturaleza y en nuestro entorno al paso de las cuatro estaciones del año". 

Una gran pieza, en definitiva, "que habla de vida, naturaleza y de la libertad que posee la pintura para trasladarnos a nuevos paraísos". Libertad en la composición, color, del gesto, de la intuición y de la persecución tenaz del artista en la búsqueda de la belleza y del contenido ético del arte.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios