Cultura

"Miguel fue una criatura que no hizo más que sufrir"

  • Vicente Hernández, sobrino del poeta, rememora desde Orihuela los recuerdos familiares y reivindica la obra de su tío

Vicente Hernández Fabregat vive en Orihuela, en el pueblo natal del poeta Miguel Hernández, su tío, un autor rehabilitado en los últimos meses con actos públicos, reedición de biografías, publicación de antologías y obras completas y grabación de discos con sus poemas. Vicente acepta hablar con este periódico, vía telefónica, al conocer que la Feria del Libro de Cádiz está dedicada a su allegado, y rememora algunos de los recuerdos que la familia ha guardado durante décadas sorteando al mismo tiempo el velo de silencio ideológico que la dictadura usó para cubrir la obra del poeta.

Hernández Fabregat, de hecho, reconoce que el nombre de Miguel Hernández no se olvidó "nunca" en Orihuela y, por supuesto, en el seno de la familia, donde se supo de primera mano los detalles del cautiverio del poeta. Vicente Hernández es hijo del hermano mayor de Miguel Hernández, también Vicente de nombre, y recuerda cómo su padre les contaba cosas del poeta, sobre todo de su etapa en prisión: "Sí, mi padre hablaba mucho de su estancia en la cárcel, y tenía una frase que definía muy bien la vida de Miguel; decía que era una criatura que no hizo más que sufrir. Y así fue: fíjese que murió con 31 años, y que en los seis años anteriores, desde los 25, tres los pasó en la guerra y los otros tres en la cárcel, en siete cárceles distintas".

Vicente explica cómo la dictadura silenció a su tío, y también cómo en Orihuela se mantuvo más vivo su recuerdo, -"aquí su figura ha estado siempre presente, pero no tanto en el aspecto político"-, aunque el impulso casi definitivo a la recuperación de su perfil poético se produjo en 1972, cuando Joan Manuel Serrat puso música eterna a los versos del poeta. Antes, incluso se celebró algún que otro homenaje en su pueblo natal. Cuenta que fue alrededor de 1976 cuando las juntas democráticas, con los homenajes a los pueblos de España, dieron el respaldo definitivo a Miguel Hernández, cuya figura recuperó caché poético "nacional e internacionalmente".

Pero Vicente Hernández sabe que, en muchas ocasiones, quizás en demasiadas, el sesgo político que ha acompañado muchas de las reivindicaciones de Miguel Hernández ha servido para ocultar su faceta poética: "Todo valía para derrocar o debilitar la dictadura".

Ahora cree que es el momento. Vicente Hernández muestra su "orgullo y satisfacción" por los actos celebrados en los últimos meses en torno a su tío, y está convencido de que han servido y servirán para "reconstruir al fin su figura como poeta y como hombre". Tanto la reparación de su estancia en la cárcel como de su condena a muerte, en actos organizados desde distintas administraciones, pueden contribuir a recuperar al Miguel Hernández poeta, una vez recuperados también, aunque con décadas de retraso, sus derechos como persona. Su sobrino cita la reedición de la biografía de José Luis Ferris o la edición de antologías y obras completas como el mejor ejemplo de lo que está sucediendo.

Junto a Miguel, tres hermanos más alcanzaron la edad adulta: Vicente, Elvira y Encarnación. Sólo un miembro de la familia actual de descendientes de Miguel Hernández ha seguido la senda del verso: Miguel Terres Hernández, hijo de Encarnación.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios