Ciclo Encuentros con Directores en la Fundación Unicaja 'El proxeneta', de Mabel Lozano, se proyecta en Multicines El Centro

  • El documental, que pone el foco en uno de los ideólogos de la trata en nuestro país, se puede ver hoy lunes a 20.30 horas en Multicines El Centro con entrada libre 

La cineasta Mabel Lozano, en la sede de la Fundación Unicaja de Cádiz. La cineasta Mabel Lozano, en la sede de la Fundación Unicaja de Cádiz.

La cineasta Mabel Lozano, en la sede de la Fundación Unicaja de Cádiz. / Lourdes de Vicente

La cineasta Mabel Lozano mantiene esta tarde un encuentro con los espectadores que hoy lunes acudan al Multicines El Centro para ver el documental El proxeneta. Esta actividad está enmarcada en el ciclo Encuentro con Directores, que organiza la Fundación Unicaja en Cádiz.

La directora, que esta mañana ha presentado su documental a los medios, pone el foco en la cinta en Miguel El Músico, uno de los ideólogos de la trata en nuestro país, que dará a conocer la sórdida trastienda de un negocio basado en la explotación sexual de las mujeres y que no podría existir sin la connivencia de los demandantes y de unas leyes laxas sobre este tipo de violencia sobre las mujeres.

"La trata y la prostitución van de la mano, yo llevo 14 años investigando este tema y te aseguro que no me he encontrado con una prostituta feliz o millonaria", ha argumentado Lozano sobre el dudoso discurso que apoya la libertad de la mujer para ejercer la prostitución. "Yo no he visto esa supuesta libertad en ninguna de las miles de mujeres con las que he hablado", ha asegurado sobre "un mito", "un animal mitológico" o "del cine" como es el de la prostituta "que entra y sale cuando quiere de la prostitución y que se prostituye para comprarse un bolso de Chanel".

Así, la directora, autora de otros títulos sobre esta lacra como Chicas nuevas 24 horas o Voces contra la trata de mujeres, apuesta en esta ocasión por dar voz a un exproxeneta y dueño de algunos de los más importantes macro burdeles de España, Miguel El Músico, "pero no para que me contara cómo vivían esas mujeres, no para que me utilizara como paño de lágrimas o expiara sus culpas, sino para que me hablara de ellos, de los proxenetas, y del negocio: a nombre de quién están los burdeles, cómo se capta a las mujeres, quién les ayuda, cómo se lava el dinero...", ha explicado.

El resultado es una cinta documental, donde la cineasta también juega con la ficción, decididamente política "en el sentido de que pide implicación a los legisladores y políticos porque este documental pide leyes contra la trata en las que no se actúe contra las mujeres sino contra los causantes del delito".    

 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios