Cultura

'Leonor, la amante de Fantomas' recupera la historia del mítico ladrón de guante blanco

  • La novela es una recreación escrita por el nieto de la pareja, Eduardo Fioravanti

Casi un siglo después, la leyenda de Fantomas, el famoso ladrón de guante blanco que nunca utilizó armas y que inspiró a uno de los míticos personajes de ficción, vuelve de la mano de sus descendientes con Leonor, la amante de Fantomas, un libro escrito por el nieto de la pareja, Eduardo Fioravanti.

Pero como la realidad supera la ficción, también el tiempo y el espacio ha hecho posible que otro descendiente del comisario Fernández-Luna (conocido como el Sherlok Holmes de la época), y quien detuvo a Fantomas en Madrid en 1916, su sobrino nieto, el escritor José María Fernández-Luna, haya escrito otro libro sobre el mismo tema que verá la luz a final de año.

Ambos autores se acaban de encontrar a través de las redes sociales, ya que no se conocían, pero los dos recuperan desde puntos de vista diferentes la historia de Fantomas y Leonor, esta excepcional pareja que se conoció en Buenos Aires, en 1914, cuando Eduardo Arcos, Eddy, alias Fantomas, era piloto acrobático y ella una jovencita que acaba de llegar con su familia huyendo de la miseria de su Toscana natal. En ese momento comenzó su gran e insólita aventura por todo el mundo, ya que ambos decidieron escaparse, muy enamorados, sin que ella supiera que le esperaba un camino con un curso rápido y acelerado de "cómo desvalijar a millonarios".

Una pareja que tuvo en jaque a la policía internacional, que tenía una habitación reservada todo el año en el hotel Empire de Nueva York, que robaba joyas en los hoteles de lujo y en cruceros o que, entre otras muchas cosas, trabajó para el espionaje británico en 1940 consiguiendo las listas de los nazis que operaban en España.

Así, Leonor, la amante de Fantomas, que publica Entre Líneas editores, es una especie de friso histórico de un episodio único, a partir de unos hechos que, afirma Fiorvanti, su abuela siempre trató de ocultar.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios