34 Feria del Libro de Cádiz Fede Durán: "Mi vida es un boomerang que siempre me devuelve al punto de partida, Cádiz"

  • El autor gaditano presenta ‘La familia Berlín’, una historia de “surrealismo mágico” enmarcada en un escenario muy cercano, en el Baluarte de la Candelaria a las seis de la tarde

El escritor y periodista gaditano Fede Durán, en una imagen reciente. El escritor y periodista gaditano Fede Durán, en una imagen reciente.

El escritor y periodista gaditano Fede Durán, en una imagen reciente. / Juan Carlos Vázquez

Una novela de aventuras, una novela de misterio, una novela contemporánea, una novela de vocación ecologista... La familia Berlín, el tercer libro del escritor y periodista Fede Durán que esta tarde de viernes se presenta en la 34 Feria del Libro, no sólo abre la puerta al microcosmos particular y sorprendente que hilan los lazos de sangre, sino que también, tras cada peripecia de Sansón Berlín y toda una galería de personajes tan cercanos como fantásticos, el autor gaditano construye una reflexión sobre la desequilibrada relación del hombre de hoy con su entorno. Y mucho más...

Porque Luna Creciente, un pequeño trocito del Sur de España lugar de pescadores (¿les suena?), es el escenario para una historia de “surrealismo mágico”, tilda el escritor, en la que nos acercamos a la vida de un hombre que desde niño quiso brillar y que desapareció de la faz de la tierra en pleno culmen de su existencia. ¿Quién es Sansón Berlín?, se preguntará Rodolfo Avecilla, el encargado de resolver la misteriosa desaparición del ministro de Cultura. ¿Quién es Sansón Berlín?, preguntamos a su creador...

“Pues un chico ambicioso que con el transcurso del tiempo descubre que ha sido muy inocente porque creía que podía cambiar las cosas. Lo piensa cuando empieza en el periodismo y lo piensa cuando, casi por accidente, es nombrado ministro de Cultura pero, bastante rápido, se da cuenta de que no es así, que hay una serie de condicionantes en todos los escenarios de la vida que te obligan a ser más sabio por necesidad”, responde Durán que, como en las historias clásicas, enfrenta a su héroe a un viaje, un “peregrinaje que le lleva a vagar por distintas partes del planeta a través de las piernas y de la propia literatura”, hasta obtener la revelación.

“Aparte del episodio final en Luna Creciente, el lugar donde nació, donde se resuelve todo y encajan las piezas y que no desvelaremos –ríe– sí podemos decir que es en la Naturaleza donde alcanza esa sabiduría, así he querido llamar la atención sobre cómo el ser humano olvidó la condición de animal, en el buen sentido, olvidó que nuestro entorno debe ser más sostenible y que hay que mirar al resto de animales del planeta con un poquito menos de superioridad y arrogancia”.

Quizás, por ello, el escritor ancla a su familia Berlín a una ciudad que navega entre la realidad y la fantasía, intacta, en cierta manera, al paso del tiempo, ¿o no?, o es que en Luna Creciente, una especie de Cádiz idílico en La Provincia Que Duerme, el tiempo pasa más despacio...

“Mi vida es un boomerang que siempre me devuelve al punto de partida, que es Cádiz. Mi anclaje emocional está aquí y, por eso, quería reconstruir mi tierra pero tal y como yo quería, quizás más como yo la recuerdo que como es ahora”, confiesa Durán que arranca su novela a finales de los 70, principios de los ochenta del siglo pasado, pero con una determinante variación histórica: en la España en la que se desarrolla La familia Berlín los judíos sefarditas, como los propios Berlín, no fueron expulsados de este país y las tres culturas procedentes de las tres grandes religiones monoteístas conviven en armonía en nuestra ciudad.

“Yo no tenía previsto que fuera un pueblo armónico pero salió así... El imán habla con el rabino, el rabino con el cura, la misma pandilla de Sansón es muy mixta... Realmente es que es que todos estos personajes más que estar diferenciados por la religión están emparentados por el origen”, acierta el autor, que también se permite un homenaje a su propio pasado pues sus raíces familiares “entroncan directamente con esos judíos sefarditas que son mucho más viejos que los asquenazíes porque llegaron bastante antes a Europa”.

¿Es La familia Berlín la historia de una saga? Sí ¿Una historia de misterio? Sí ¿Una historia de aventuras? Sí ¿Una historia de viajes? Pues también... Y es el principio de una gran historia (el primer libro de una trilogía) y una historia embarazada de otras historias que casi funcionan de manera independiente... Una historia del surrealismo mágico que sólo puede destilar una pluma con banda sonora incorporada, la de Fede Durán.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios