Festival de Música Española de Cádiz | Concierto en el Teatro Falla

Antonio Lizana: "La música es el paradigma de que no existen las fronteras"

  • El músico isleño vuelve a Cádiz este sábado para cerrar la gira de ‘Oriente’, compuesta por 150 conciertos y con la que ha recorrido 11 países

  • Será la primera vez que el saxofonista y cantaor actúe en el coliseo gaditano

El músico isleño Antonio Lizana, en la hemeroteca de 'Diario de Cádiz'. El músico isleño Antonio Lizana, en la hemeroteca de 'Diario de Cádiz'.

El músico isleño Antonio Lizana, en la hemeroteca de 'Diario de Cádiz'. / Lourdes de Vicente

–La gira de ‘Oriente’ comenzó en Cádiz y culmina en Cádiz, ¿ha sido buscado ese cierre circular?

–Primero se dio, es decir, que nos salió la fecha para el Falla y después la usé para cerrar porque llevo una dinámica de dos o tres años en la que no me estaba tomando tiempo para mí, para estudiar y componer. Fue después de tener la decisión tomada cuando me di cuenta que la habíamos empezado en Cádiz y me dije, perfecto, salimos de casa y llegamos a casa.

–Será su primera vez en el Teatro Falla, ¿verdad?

–Sí, imagínate qué especial, porque para todos lo que somos de la zona este espacio tiene una carga emocional muy grande ya que no sólo es el teatro de la ciudad, es el teatro que tiene un papel activo en la cultura nuestra. Y, además, también será muy especial por toda la gente que sé que va a venir a verme. Estará mi familia, gente con la que empecé a tocar, gente que me ha acompañado en todas mis épocas, maestros... Y no es que me ponga nervioso, pero sientes un pellizquito especial... A veces toca uno para 12.000 personas pero como no los conoces es como si tocaras para una, pero tocar aquí, como los conoces a todos, le pones nombre y apellido a cada butaca.

–Viene además muy bien acompañado...

–Pues sí, tenemos como a artistas invitados a tres artistas muy diferentes entre sí que nos van a aportar distintas cosas: Encarna Anillo, Selu García Cossío e India Martínez. Pero, además, vienen a colaborar con el grupo con el que he hecho la gira otros músicos de por aquí con los que el concierto va a tomar una dimensión muy chula que nos permitirá crear diferentes climas, momentos más jazzeros o más flamencos, como Mawi de Cádiz (baile), Jesús Caparrós (bajo), Daniel García Diego (piano), Shayan Fathi (batería), María la Mónica (voz), Adriano Lozano (española), Adrián Trujillo (percusión), María José Coca (voz) y David León (batería).

–En algo más de año y medio ha realizado 153 conciertos en 11 países diferentes. Supongo que guarda muchos momentos especiales... Cuénteme alguno

–Pues, por ejemplo, el último concierto que hicimos en Madrid fue muy especial porque de invitados teníamos a Pepe Habichuela y Carmen Linares, y para mí el hecho de que estas leyendas vivas del flamenco estuvieran allí acompañándonos y, sobre todo, disfrutándolo y sintiéndolo, pues me da la pista de que, oye, no voy por mal camino, algo estaremos haciendo bien si a los maestros les gusta. Y después se me viene a la cabeza otro concierto por puro impacto de público como fue Etnosur. La verdad es que es un formato de festival en el que nosotros no solemos entrar porque estamos más acostumbrados a festivales de jazz donde no sólo va menos gente sino que el ambiente es diferente, la gente suele estar sentada, más en silencio y tal. Y con Etnosur pasamos de 500 personas a 12.000 personas de pie, saltando, con lo que había que adaptar el repertorio y poner de tu parte pero sin perder la esencia.

"Para mí la apropiación cultural no existe. No sé, cualquier música no podría evolucionar sin apropiación cultural"

–‘Oriente’ en Oriente, ¿cómo ha funcionado?

–Bien, pero es que realmente en todos lados la gente flipa porque creo que realmente cuando tú tratas de hacer algo sincero, honesto, y le pones toda tu energía, eso es universal. La pasión y la verdad, como la música, son universales, esos son sentimientos humanos que a todo el mundo les vibran, que trascienden, dejando a un lado de que no se entienda la lengua o que las melodías le suenen extrañas. El público súper agradecido en todos sitios, la verdad.

–Mirando hacia la playa de Los Caños, me he acordado en estos días de su tema ‘Frontera’...

–Cuando te dedicas al arte y toda tu energía la dedicas a estudiar, a componer, y vives en ese pequeña burbuja donde se mueve toda tu gama de frustraciones y alegrías, te quedas un poco impactado cuando realmente eres consciente de que hay gente que se está jugando la vida para dejar su país huyendo de la guerra y del hambre, de hecho, te parece que lo que tú haces no tiene ningún sentido. Y a mí, la única manera que se me ocurre de ser consecuente, como artista, con la época con la que me ha tocado vivir es usar la música también como un arma de concienciación y recordar a la gente que son los nuestros los que están ahí, porque aunque haya quien se haya esforzado mucho en separarnos entre pueblos, nacionalidades y religiones, realmente, es mentira, es un cuento que nos hemos creído tanto que parece que la muerte de un africano vale menos que la de un europeo, por ejemplo.

–En la música parece tan fácil... Tomo del flamenco, tomo de oriente, tomo del jazz y si se hace bien todo está en armonía...

–La música es el paradigma de que no existen las fronteras. Existen las tradiciones, las culturas, hay que protegerlas, por supuesto, pero eso no nos puede separar.

–Por cierto, ¿y qué hay de la apropiación cultural?

–Para mí la apropiación cultural no existe. No sé, cualquier música no podría evolucionar sin apropiación cultural... Apropiación cultural... De hecho, es un buen título para un disco...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios