DIARIO DE CÁDIZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Coronavirus en Cádiz

"Los sanitarios estamos desnudos ante el Covid-19"

  • El otorrino gaditano Juan Bartual, que trabaja en el hospital Virgen de la Concha de Zamora, se quitó la ropa a las puertas del centro como protesta tras usar tres modelos de mascarillas defectuosas

  • "Nos sentimos vulnerables y desprotegidos. Por lo menos que testen las mascarillas antes de entregárnoslas", dice

Juan Bartual durante su protesta ante la puerta de su hospital. Juan Bartual durante su protesta ante la puerta de su hospital.

Juan Bartual durante su protesta ante la puerta de su hospital.

“Desnudo, desprotegido, vulnerable”. Así reconoce sentirse el otorrino gaditano Juan Bartual en su lucha contra la pandemia de coronavirus en el hospital en el que trabaja desde hace una década, el Virgen de la Concha de Zamora. Así que, harto de estar harto, de ver como por tercera vez les retiraban las mascarillas FFP2 por no cumplir su función, ayer jueves, tras acabar los dos minutos de silencio en homenaje a los sanitarios fallecidos por el Covid-19, Juan se quitó la ropa y posó únicamente en ropa interior y tapándose con un gran cartel que rezaba una frase tan cierta como triste. “Desnudos frente al covid”.

Juan, cuya foto ha ocupado la portada de periódicos de la capital zamorana, ha hablado esta tarde con este diario para comentar sus sensaciones tras el fiasco con el material. "Al principio había escasez de material, como en todas partes, luego nos dieron una serie de equipos de protección, primero escasos, luego mejores, algunas mascarillas, luego otras que había que mirarlas con lupa, y finalmente, no sé si alrededor del 14 o el 15 de abril, nos dijeron que las devolviéramos todas porque eran defectuosas".

Juan se refiere a las mascarillas FFP2 del envoltorio verde de la marca Garry Galaxy. "Nos dieron otras y el sábado pasado ya nos dicen que esas tampoco valían. La primera vez fastidia un poco, pero la segunda vez te toca las narices. Así que ayer cuando llegué al hospital y me dicen que la tercera mascarilla tampoco sirve pues ya me resultó el colmo".

Juan es otorrino. "Y el problema es que por nuestra especialidad estamos tratando a pacientes con cánulas de traqueotomía, con laringectomía, a la hora de cambiar la cánula te tienes que acercar, el paciente no lleva mascarilla porque, total, está respirando por un boquete en el cuello; le cambias la cánula, tose, suelta mocos, sangre, tienes tu pantalla, pero todo eso es un aerosol. Los otorrinos, junto con los oftalmólogos, somos de las especialidad que no son urgencias ni que tratan directamente con enfermos covid asegurados que más se infectan precisamente por eso. Yo no le puedo poner a un paciente mascarilla porque precisamente lo que le tengo que ver es la nariz y la boca", decía.

Y tras tantos fiascos Juan explotó. "Después de que me retiraran tres veces las mascarillas me agarré un rebote y dije hasta aquí hemos llegado. Me sentía como una persona desnuda en mitad de una plaza, completamente expuesto, completamente vulnerable, sin protección ninguna y dije bueno, tras la concentración de los dos minutos de silencio salí fuera del hospital de aquella manera, sin ropa, y un compañero me hizo la fotografía. Lo puse en el Facebook, se hizo viral y hasta aquí"-

"Lo que quería -dice- era protestar y que eso fuera una forma de concienciar a la gente, para que vean cómo nos encontramos. Que llegue a donde tenga que llegar y que alguien haga algo. Lo que es ilógico es que se esté comprando material defectuoso y que no se esté testando antes. Porque una cosa es que haya un Real Decreto que permita comprar material sin el sello de la UE y sin los marchamos necesarios, pero si ya sabes que te han dado una vez gato por liebre, por lo menos testalas antes de repartirlas, no después".

La primera partida defectuosa a la que se refiere Juan Bartual la detectó un hospital de Barcelona, otra fue el Satse en Segovia, cuando pidió una prueba a una empresa privada. "Pero vamos a ver, ¿quién es el que compra esas mascarillas? Porque no dicen la empresa, ni la razón social, ni el comisionista ni el dinero que se ha llevado, porque habrá gente que se estará forrando con esto. Y si ya sabes que te han dado gato por liebre por lo que sea, porque el mercado está desabastecido, porque no has sido lo suficientemente listo para hacer acopio de mascarillas a tiempo, porque otros países se han adelantado, y sabes que estás comprando en un sitio que no es fiable, pues por lo menos testa antes de repartir los lotes. No digas que no hay medios ni capacidad de testar, porque estamos en estado de alarma pero España tiene tropecientasmil universidades repartidas por todo el país, hay facultades con laboratorios, no me digas que en una universidad, como la de Cádiz o la de Salamanca, no se puede hacer un equipo multidisciplinar utilizando sus medios para probar las mascarillas antes de repartirlas. Y entonces se le pone un sello de calidad para certificar que esas mascarillas sirven, o por el contrario que digan esto que han comprado no sirve para nada, préndanle fuego y traigan otras. Pero es que eso es cuestión de pensar y utilizar los recursos, pero aquí cada uno va por su lado y los que estamos en primera línea somos los que estamos expuestos".

"Si ya sabes que te han dado gato por liebre por lo que sea por lo menos testa antes de repartir los lotes"

Bartual recuerda que "es el tercer lote que nos retiran, pero no sólo sucede en Castilla-León, sucede en todas partes, porque están acudiendo a proveedores que no son de confianza. Será que otros países han empezado antes y ya sólo nos quedan mascarillas malas. Estas últimas que nos habían dado eran falsificaciones, como el que se compra un bolso Gucci a cinco euros. Pero debe haber algún responsable en algún sitio, y es que ha pasado tres veces, por lo menos en mi servicio, y en otros sitios igual".

Juan Bartual es de Cádiz, aprobó las oposiciones y se fue a Zamora a trabajar hace diez años. "Tuvimos que emigrar porque la situación en el SAS era mala. De mis hermanos los únicos que están en Cádiz son los que no son médicos" comenta.

Sobre la situación tan complicada que se vive en Madrid o Castilla-León asegura que "es más complicada porque hay mayor número de infectados, pero a la hora de problemas de material y de abastecimiento tenemos los mismos problemas que en Cádiz, Sevilla o Valencia. La falta de material no es exclusiva de ninguna comunidad, ocurre en toda España, lo que pasa que a veces sale más a la luz y otras menos. La protesta es contra algo general. Lo que pasa que en Andalucía, afortunadamente, hay menos casos, aquí hay más porque la provincia está cerca de Madrid, porque cuando se decretó el estado de alarma en vez de cerrar todas las carreteras se anunció lo que iba a pasar, y entonces mucha gente de Zamora que vive en Madrid, salió disparada de vuelta, y en muchos casos se trajo el virus. En menor caso de lo que ha sucedido en Segovia, Soria o Valladolid pero de la misma manera importaron el virus".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios