Juicio a una mujer que fingió ser abogada en Sanlúcar "Nos ha vuelto a torear"

  • El juicio a la acusada de hacerse pasar por abogada se suspende porque la supuesta letrada está ingresada en el hospital

Algunos de los afectados con documentos firmados por la supuesta abogada a las puertas de la Audiencia. Algunos de los afectados con documentos firmados por la supuesta abogada a las puertas de la Audiencia.

Algunos de los afectados con documentos firmados por la supuesta abogada a las puertas de la Audiencia. / D.C.

A las 9:30 horas de ayer estaba prevista la celebración del juicio a la mujer acusada de hacerse pasar por abogada en Sanlúcar y estafar más de 150.000 euros. A las 9:25 horas, el tribunal de la Sección Cuarta de la Audiencia de Cádiz recibía un fax en el que se hacía constar que la procesada estaba ingresada en un hospital y que no podía comparecer a la vista, razón por la que finalmente fue suspendida.

Numerosos afectados que esperaban en los pasillos del Palacio de Justicia gaditano para entrar declarar recibieron como un jarro de agua fría la noticia de la suspensión del juicio. Todos tendrán que esperar a los días 14 y 15 de enero de 2020 para poder testificar, pues es la nueva fecha fijada por el tribunal para celebrar nuevamente, y si nada lo impide, esta vista oral.

“Nos ha vuelto a torear. Se nos ha escapado otra vez”, decía una de las denunciantes, que sujetaba en las manos varios documentos, en teoría oficiales, en los que aparecía la firma de la encausada bajo el epígrafe de ‘Abogada Especializada en Urbanismo’.

“Yo le ingresé a esta señora 3.800 euros para que me arreglase una multa urbanística. Transcurrido un tiempo, ella me dijo que había realizado unas gestiones a partir de las cuales la Diputación de Cádiz me había hecho una oferta de un pagaré único para zanjar el asunto. Al final resultó que el documento que me había entregado la abogada era falso y ahora, no solo sigo teniendo la multa, sino que encima he sido estafada”, explicó esta sanluqueña.

“Es una picapleitos que nos ha sacado los cuartos cruzada de brazos”, se quejaba otro de los denunciantes, quien también aseguró haber pagado a la procesada una importante suma de dinero para el evitar el derribo de un inmueble de su propiedad.

Al enterarse de que la acusada no acudía a juicio por estar hospitalizada, otro de los perjudicados no se mostró sorprendido porque, según comentó, éste era un modus operandis habitual de la supuesta letrada. “Cuando tenía que entregarte papeles, siempre estaba enferma. Cuando tenía que cogerte el dinero, ahí sí que te daba cita”.

Otro querellante manifestó que en más de una ocasión recibió amenazas por parte de la encausada. “Me echó de su despacho refiriéndome que iba a llamar a la Policía”.

En principio, este caso cuenta con 15 damnificados, al menos es la cifra que aparece reflejada en el escrito de acusación planteado por la Fiscalía Provincial de Cádiz. Sin embargo, varias de las víctimas señalaron a este periódico que el número de afectados es mucho mayor, “lo que ocurre es que hay personas que han decidido no denunciar, bien porque no ingresaron a esta mujer una cantidad relevante de dinero, bien porque no les ha interesado meterse en todo este jaleo de abogados después de lo sucedido con esta letrada”.

Diferentes abogados –los encargados de representar a los perjudicados en esta causa– también esperaron, sin éxito, la comparecencia de su hipotética compañera. Uno de ellos comentó a este periódico un dato, cuanto menos, curioso: “Con lo difícil que es hoy en día cobrar tus honorarios, incluso cuando has resuelto el caso con una sentencia favorable a tu cliente, ¿cómo lo ha hecho esta mujer?, ¿cómo ha conseguido apropiarse de tanto dinero? Tiene que ser muy lista”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios