Isabel Cadenas | Magistrada del Juzgado de Primera Instancia 2 de Cádiz “900 juicios sobre cláusulas abusivas se han suspendido a causa de la pandemia”

  • El órgano judicial gaditano especializado en cláusulas suelo ha recibido en tres años más de 19.000 casos.

  • La juez titular critica la falta de refuerzos de personal para hacer frente a esta carga.

Isabel Cadenas, magistrada titular del Juzgado de Primera Instancia 2 de Cádiz en la sala de vistas.

Isabel Cadenas, magistrada titular del Juzgado de Primera Instancia 2 de Cádiz en la sala de vistas. / Lourdes de Vicente.

–Recientemente, el Consejo General del Poder Judicial informó de que el número de asuntos pendientes en los Juzgados de cláusulas abusivas en España había disminuido un 10,37% en el último año, tras su cuarto descenso consecutivo. ¿Cádiz ha seguido está tendencia?

–No. Ha descendido el número de asuntos que entran en el juzgado especializado en cláusulas abusivas, que es el Instancia 2, pero no el número de asuntos pendientes. Para que disminuya el número de casos pendientes en un juzgado es preciso que anualmente se resuelvan más asuntos que los que tienen entrada, y esa tendencia no existe todavía en Cádiz.

–¿Qué cifras se manejan en el juzgado especializado de Cádiz exactamente? Esto es, asuntos pendientes, asuntos resueltos, nuevas entradas...

–Desde el 1 de julio de 2017 que entró en vigor la especialización acordada por el CGPJ por resolución de 25 de mayo de 2017, y prorrogada anualmente, han entrado un total de 19.255 asuntos a fecha de 17 de septiembre de 2020. Desglosados por años, se registraron 5.000 asuntos en 2017, 6.803 en 2018, 5.359 en 2019 y 2.093 este año 2020.

La mayor resolución de casos comenzó en el año 2019, cuando se amplió la plantilla de funcionarios y de jueces de refuerzo. Así, en el año 2018 se resolvieron 1.592 asuntos, mientras que en el año 2019 fueron 4.288 los asuntos resueltos. Todo ello, según las estadísticas del juzgado. Aún así, la resolución sigue estando por debajo del número de asuntos que se presentan. El número actual asuntos pendientes en trámite es de 10.885 a fecha de 31 de diciembre de 2019.

Por lo tanto, aunque el número de entradas ha disminuido, la pendencia sigue siendo muy alta, y me estoy refiriendo solo a asuntos en trámite, esto es, desde que se presenta la demanda hasta que se dicta sentencia u otra resolución que ponga fin al procedimiento. A estos asuntos debemos añadir las ejecuciones, incoadas por falta de cumplimiento voluntario de la sentencia, tasaciones de costas y piezas de liquidaciones de los intereses a abonar, especialmente por las cláusulas suelo. Además, el Juzgado de Instancia número 2 de Cádiz sigue teniendo una competencia residual en materia de familia y en ejecuciones de sentencias dictadas antes de la especialización.

"Los cuatro jueces de Instancia 2 celebramos una media de entre 70 y 80 señalamientos cada uno”

–¿Cuántos juicios y audiencias previas se han celebrado en lo que llevamos de 2020?

–En el juzgado somos cuatro jueces, la titular y tres jueces de refuerzo, y cada uno celebramos una media de entre 70 y 80 señalamientos mensuales, entre audiencias previas y vistas. Este año, con el confinamiento y el estado de alarma, el número de señalamientos ha disminuido notablemente, aún así, a fecha 30 de junio de 2020 se habían resuelto 1.490 asuntos. Solo en el último trimestre de 2019 se celebraron 790 juicios.

–¿Cómo ha afectado la paralización judicial por la pandemia del Covid-19 a estos órganos especializados?

–Como en todos los órganos judiciales, durante los tres meses de confinamiento solo se trabajó en función de los turnos de permanencia ordenados por la Consejería de Justicia y se suspendió la celebración de vistas y de toda actuación procesal, que se reanudó el pasado 4 de junio. Ello supuso la suspensión de 900 juicios, además de la paralización en la tramitación de asuntos, sin que se haya adoptado medida alguna de refuerzo, ni de funcionarios, ni de Letrados de la Administración, ni jueces.

Los juicios suspendidos se han señalado de nuevo, pero es imposible concentrarlos en pocos meses, porque ya trabajamos con agendas de señalamientos a un año vista y sobrecargadas. Por esa razón, muchas de las vistas aplazadas se han reprogramado de nuevo para el primer semestre de 2021, con los perjuicios que ello conlleva para el consumidor.

–¿Considera que las administraciones y organismos competentes han tomado las medidas necesarias para conseguir arrancar una maquinaria judicial ya de por sí pesada tras el parón casi total sufrido durante el estado de alarma?

–Reitero que no se ha adoptado ninguna medida de dotación de personal ni medios. Eso sí, se han acordado medidas de prevención de salud, como la desinfección de las salas entre juicio y juicio y la celebración de vistas por medios telemáticos, lo que, por otra parte, ralentiza la dinámica de su desarrollo.

Asimismo, el pasado 1 de septiembre se estableció como refuerzo extender la jornada de los funcionarios en horario de tarde. Esta medida es para todos los juzgados, no solo para los especializados, pero si no refuerzan los órganos con más jueces y secretarios, se va a formar un colapso efecto embudo.

"Mientras el personal no sea suficiente, el número de asuntos pendientes seguirá aumentando”

–Estos juzgados especializados en cláusulas abusivas se pusieron en marcha el 1 de junio de 2017. ¿Qué valoración hace de su funcionamiento desde entonces hasta hoy?, ¿su creación ha dado la respuesta esperada?

–Los primeros dos años fueron un auténtico caos. El número de entrada de asuntos era cinco o seis veces superior al de resolución, lo cual exigió un esfuerzo personal y un sacrificio por todos los que formamos parte de este juzgado muy importante, y lo agradezco.

Ahora bien, actualmente aún estamos celebrando vistas de asuntos que entraron en mayo y junio de 2018. Es más, todavía quedan asuntos del año 2017 pendientes. La escasez de medios personales del primer año y el cúmulo de demandas motivó un atraso que es difícil solucionar a corto plazo. Nadie esperaba que solucionara la avalancha de demandas previstas y así ha sido. Y es que se prefirió colapsar un solo juzgado en la provincia, que retrasar todos los demás.

Mientras el personal del juzgado –jueces, letrados y funcionarios– no sea suficiente para resolver al año más asuntos que los que tienen entrada, el número de casos pendientes necesariamente seguirá aumentando.

A todo ello debemos añadir que el cambio de jurisprudencia tanto del Tribunal de Justicia de la Unión Europea como del Tribunal Supremo respecto a algunas materias, como gastos hipotecarios, índices referenciales o comisiones de apertura, ha motivado nuevas avalanchas de demandas.

También se hace abuso por muchos despachos de letrados del procedimiento de nulidad de condiciones abusivas, y se llegan a presentar siete y ocho demandas por un mismo préstamo hipotecario, instando en cada demanda la nulidad de una sola cláusula, lo que multiplica innecesariamente los pleitos con la única finalidad de conseguir costas judiciales en cada uno.

–Hablar del Juzgado de Primera Instancia 2 Bis ha sido, hasta ahora, sinónimo de hablar de avalancha de asuntos, atascos y también de falta de personal. Esto sigue siendo así, entonces.

–Quiero aclarar que el Juzgado de Primera Instancia 2 Bis ya no existe, solo tuvo funcionamiento como tal en el año 2017. Desde el 1 de enero de 2018 el Juzgado de Primera Instancia 2 asumió la competencia exclusiva en cláusulas abusivas y el personal del Instancia 2 Bis pasó a ser personal de refuerzo del primero.

Actualmente contamos con una plantilla de cuatro jueces,  ocho funcionarios, que es lo habitual en Juzgado de Instancia, y ocho más de refuerzo, una Letrada de la Administración de Justicia titular y dos más de refuerzo pero sin relevación de las funciones de su propio juzgado. Esta dotación de personal sigue siendo a todas luces insuficiente para resolver los 19.255 asuntos que han tenido entrada en estos tres años, aunque hay que resaltar que el número de demandas presentadas ha ido decreciendo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios