DIARIO DE CÁDIZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Crisis del coronavirus / Fase 1 de la desescalada

Hostelería y comercios comienzan a trabajar de forma tímida en El Puerto

  • Varios establecimientos hosteleros inician la reapertura de sus terrazas y comienzan a preparar la temporada

  • Los comercios más especializados se adelantan a la hostelería con un mayor número de aperturas  

Los establecimientos hosteleros han iniciado este lunes en El Puerto la reapertura de terrazas, dentro de la fase 1 de desescalada, especialmente aquellos que tienen la suficiente amplitud para poder abrir dejando un margen de separación de dos o tres metros entre sus clientes, aunque también han abierto algunos bares de menor tamaño donde estas distancias y medidas de seguridad no se han respetado del todo. Aunque el tiempo no ha acompañado, ya que se han registrado algunos chaparrones esporádicos alternados con claros en los que salía el sol, y la afluencia de público no ha sido numerosa, se trata de un primer paso para la nueva normalización que está en el horizonte.

En general, aquellos establecimientos que habían anunciado que abrirían, lo han hecho. Es el caso del Bar Santa María, un emblema de El Puerto situado en el Parque Calderón, cuyo gerente Manuel Lozano García, afirma que "la idea es ir abriendo e ir cogiendo el ritmo, porque esto es como un atleta, si llevas tantos días sin entrenar los primeros días es una masacre". De esta forma, el gerente no espera una masiva afluencia de público, sino una evolución progresiva, y que a partir de junio pueda volver parte de su clientela más fiel, que procede de otras provincias españolas. 

La terraza del Bar Santa María, en la entrada del Parque Calderón. La terraza del Bar Santa María, en la entrada del Parque Calderón.

La terraza del Bar Santa María, en la entrada del Parque Calderón. / Andrés Mora

El conocido bar restaurante portuense abre sin su plantilla al completo. Fundamental en la reapertura, el mantenimiento de medidas de protección y salud: mascarillas, gel hidroalcohólico, retirada de las cartas y servilleteros de las mesas, y establecer bastante distancia de seguridad entre los clientes en las mesas de las terrazas. 

Otro establecimiento de hostelería que ha procedido a la apertura de su terraza es el Bar la Jara, situado junto a la estación marítima del catamarán, y que cuenta también con aforo al aire libre. En este caso, es un establecimiento que combina la gastronomía con espectáculos de flamenco. 

En las calles que concentran mayor número de bares, como Luna y Misericordia, no se ha visto sin embargo movimiento en las terrazas, al menos en las horas de la mañana.    

Una imagen de la calle Misericordia esta mañana. Una imagen de la calle Misericordia esta mañana.

Una imagen de la calle Misericordia esta mañana. / Andrés Mora

En cuanto a los negocios, se está produciendo también un goteo de reaperturas, incluso mayor que en la hostelería. Especialmente en aquellos que tienen cierta especialización. Uno de ellos es Náutica Banderas, en la calle Micaela Aramburu que afronta el verano "como una incógnita", pero espera aprovechar la ventaja de que muchos de sus clientes tienen barco, y que este verano les prestarán más atención y los aprovecharán más, debido a las restricciones que habrá en las playas.

La tienda Dan & Danek, en la calle Luna. La tienda Dan & Danek, en la calle Luna.

La tienda Dan & Danek, en la calle Luna. / Andrés Mora

También la tienda de moda Dan & Danek ha abierto sus puertas al público, tras afrontar estos meses el pago del alquiler sin compensación alguna. "Estamos a verlas venir", reconoce su dueña, Marta Marín, que trabaja sobre todo con cita previa y también en las redes sociales. En este caso, el negocio ubicado en la calle Luna, ha ampliado horarios para favorecer la afluencia de público de forma más escalonada. Observan igualmente estrictas medidas de seguridad, como el uso de dos probadores que van desinfectando a fondo de forma alternativa, una plancha a 90 grados de temperatura para la ropa que se prueba el cliente y no se lleva, y mascarillas y protectores faciales por parte de las personas que atienden del negocio. 

         

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios