Provincia de Cádiz

Sin comedor escolar "hasta nuevo aviso"

  • La huelga de la concesionaria obliga a suspender el servicio en 26 centros de la Bahía La Junta abre un expediente de responsabilidad contractual

La huelga indefinida emprendida por los trabajadores del grupo de alimentación Brassica dejó ayer sin comedor escolar a unos 5.000 niños en toda la provincia, de los que 2.686 cursan en la Bahía y, el resto, en el Campo de Gibraltar.  Uno a uno, sus padres fueron avisados por teléfono por los directores de los 26 colegios afectados -55 en toda la provincia y 122 en toda Andalucía- a lo largo de una jornada en la que el conflicto laboral que arrastra  esta empresa, una de las principales concesionarias de Educación en la zona, complicó la vuelta al cole tras las vacaciones.

 

A primera hora de la mañana, Brassica comunicó por correo electrónico a los centros afectados que no podía garantizar el servicio de comedor. Más tarde lo confirmó a través de una llamada telefónica. No hubo muchas explicaciones: estarían los monitores, pero  los distribuidores no llevarían la comida. Desde finales de la semana pasada, la empresa apenas registra actividad alguna a raíz de la huelga de la plantilla, que lleva entre cuatro y cinco meses sin cobrar sus nóminas. 

Ni se prepararon los suministros ni funcionó transporte alguno para que los menús llegaran a los centros escolares que abastece Brassica, un trabajo que suele llevarse a cabo a principios de cada semana. 

 

Así que a los directores de los colegios afectados, que no saben durante cuánto tiempo se prolongará esta situación, no les quedó otra opción que colgar un cartel en la puerta en el que se avisaba de la suspensión del servicio "hasta nuevo aviso". 

 

Aunque los problemas económicos que arrastra Brassica eran conocidos, a muchos la noticia de que se quedaban sin comedor les pilló por sorpresa a la vuelta de las vacaciones. "Es todo demasiado precipitado", reconocía la dirección del colegio Juan Sebastián de Elcano -uno de los centros de la localidad de San Fernando que se ha visto afectado- al advertir del escaso margen de maniobra que habían tenido para avisar a las familias y barajar posibles alternativas. 

 

"Hay que tener en cuenta que el comedor escolar es un servicio que se presta fundamentalmente para padres que trabajan. Estamos avisando uno a uno a los afectados y casi todos acudirán a recoger a los niños a las dos de la tarde -hora a la que terminan las clases y almuerzan los niños que van a comedor- o mandarán a algún familiar para que se haga cargo. Pero hay casos puntuales que no pueden venir, que incluso trabajan fuera de la localidad y que no tienen a nadie que pueda recoger a los niños. Evidentemente, nos haremos cargo como sea de estos niños", explicaba también Ernestina Punzano, directora del colegio Reina de la Paz.

 

 La huelga -según datos de la Delegación Provincial de Educación- dejó sin comedor escolar a 817 alumnos en San Fernando, 864 en El Puerto,  576 en Chiclana, 371 en Cádiz y 58 en Puerto Real. Una cifra que, según los cálculos de la Junta de Andalucía, se duplica si se tienen en cuenta los 29 colegios del Campo de Gibraltar. El grupo Brassica presta sus servicios también en otras tres provincias andaluzas: Sevilla, Huelva y Granada. En total, en Andalucía atiende 122 colegios.  

A primera hora de la mañana, los trabajadores volvieron a concentrarse en señal de protesta a las puertas de la sede de la empresa que se encuentra ubicada en el polígono industrial de Fadricas, en San Fernando. 

 

El personal de los comedores escolares -unas 350 personas- ha convocado también una jornada de huelga para el próximo viernes,  la primera de unos paros intermitentes. "La empresa no tiene dinero para pagar las nóminas", explicaba Ester Díaz, una de las delegadas sindicales. "La Junta ha pagado a Brassica, está al día, pero el dinero ha servido para pagar la deuda que tiene con la Seguridad Social y con Hacienda", explicaba tras terminar la reunión en el Sercla, que se saldó sin avances. 

 

La situación es insostenible, insistieron. Y los trabajadores están en una situación límite. "Nuestra exigencia es que la Junta retire el servicio a Brassica", explicó. De ser así, el personal del comedor acogido al convenio de hostelería sería subrogado. Es su única esperanza para salir del pozo en el que se encuentran.

 

Desde los servicios centrales del ISE (ente de Infraestructuras y Servicios Educativos) se ha abierto  un expediente de responsabilidad contractual con el propósito de retirar el servicio de comedores escolares al grupo de alimentación Brassica. Este proceso administrativo que la Junta emprende contra la empresa se suma al abierto días atras para investigar el descenso en la calidad de los menús que ofrece denunciado por los centros escolares. 

 

En el comedor del colegio público de Cádiz San Felipe almuerzan de lunes a viernes 95 alumnos. La directora, Elena Jueza, manifestó que "la huelga nos ha pillado por sorpresa, y no sabemos cuánto va a durar. Si persiste, habrá que darle alguna solución". Y recordó también la docente que las monitoras llevan ya varios meses sin cobrar. Lourdes Gutiérrez, directora del colegio Carlos III, donde Brassica dispensa alimentos para 130 menores, y son cinco los monitores que se ocupan de los alumnos mientras almuerzan, afirmaba que "mientras los monitores sigan trabajando, se pueden encargar de los niños al mediodía hasta que sus padres vengan a por ellos, pues la huelga es indefinida. Pero estoy a la espera de hablar con ellos, pues no sé qué van a hacer", expuso a media mañana, antes de la llegada de los monitores, informa Beatriz Estévez. 

 

En El Puerto uno de los colegios que recibió la comunicación fue el Costa Oeste. Esther  Padilla, presidenta de la Ampa de dicho centro,  manifestaba que "se intuía que iba a pasar, y que no iba a haber comedor", aunque lamentó que la empresa no ofreciera más explicaciones en su escueto comunicado informativo. Tan sólo en este colegio se quedaron sin servicio de comedor unos 200 escolares. La interrupción del servicio de comedor por la huelga de los transportistas afectó a siete centros de enseñanza portuenses: Sericícola, La Florida, Las Nieves, Sagrado Corazón, La Gaviota, Costa Oeste y Valdelagrana, en total unos 700 alumnos.  La concejala de Educación de El Puerto, María Antonia Martínez, indicó que el problema "está poniendo en riesgo el derecho a conciliar la vida familiar y laboral", informa Carlos Benjumeda.

 

El conflicto de la empresa Brassica provocó en Chiclana que más de 500 alumnos se quedaran  sin el servicio del comedor escolar. Los centros afectados por este problema fueron los colegios Alameda, El Castillo, Serafina Andrades, Federico García Lorca y Al Ándalus. Este último centro también acoge a estudiantes del colegio Sancti Petri y el instituto Ciudad de Hércules, informa Fernando Melero. 

 

En Puerto Real sólo el Colegio Juan XXIII se ha visto afectado en Puerto Real por la huelga en Brassica.  Todos los padres pudieron recoger a sus niños en esta primera jornada de paros, aunque han preguntado a la directora qué pueden hacer para mostrar su indignación por la situación a la vez que para evidenciar su apoyo a los trabajadores, informa José Luis Porquicho.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios